Pain Rills + Second Still + Whispering Sons – Madrid (Wurlitzer Ballroom 13-5-2018)

Oscuridad ciclotímica en la Wurlitzer Ballroom

Pain Rills + Second Still + Whispering Sons – Madrid (Wurlitzer Ballroom 13-5-2018)
4.4 (87.62%) 21 votes

Una tarde plácida de domingo fue el momento elegido para un concierto turbador, que reunía a tres bandas foráneas para teñir la noche de oscuridad interior y un viaje en el tiempo hacia lo que vino después de la eclosión del 77.

Unos discipulos avezados de aquellas propuestas, tamizadas con el filtro de la perspectiva del tiempo, nos mostraban su particular visión dentro de las aguas turbulentas del post-punk.

Abrieron la velada, desde la tierra de los mariachis, el dúo Pain Rills, que construían texturas con su guitarra y su bajo sobre las bases pregrabadas, planeando sobre la mezcla la reverberada voz de Alex Raven. Mostraron su tinte de estético y musical en el que confluyen el coldwave, el darkwave primigenio y el dark cabaret, acentuando éste último saltando a las tablas ataviados de unas máscaras, e hicieron mover las cabezas de los allí presentes entre atmósferas opresivas y arpegios incisivos.

Tras ellos, esperaban una de las formaciones que aportan más frescura a la escena. Desde la cosa oeste de los estados juntos de América, Second Still aterrizaban por primera vez en la piel de toro, dispuestos a hacer suya la velada desde el momento en el que pisaron el escenario de la Wurlitzer Ballroom. Su post punk enérgico y luminoso, muy enraizado en el synth pop en muchos momentos, consiguió elevar la temperatura de la sala en pocos segundos. La energía que destilaba el trío traspasó sin problemas la cuarta pared, y los allí congregados sucumbieron a los efluvios de los angelinos, en especial ante la hiperactiva Suki, que parapetada tras sus teclados, ejerció de tótem atávico del trío. Su potente apuesta escénica, arropada por unas redondas composiciones, consiguió certificar uno de los conciertos más sorprendentes, energéticos y frescos a los que hemos asistido en los últimos tiempos, dejando ojiplático incluso a algún que otro troll que pululaba por la sala.

La tarea de subirse al escenario de la Wurlitzer tras una demostración de poderío como la de Second Still podría tornarse en vértigo para cualquiera, pero Whispering Sons, lejos de arredrarse, soltaron su particular puñetazo en la mesa. Los del país de los valones que no juegan al futbol y los flamencos que no cantan flamenco, mostraron desde el primer momento que el momento dulce que les proporcionan los halagos de la prensa y del público no eran baladíes. El quinteto, comandado por la histrionica y dual Fenne Kuppens, mantuvo el listón muy alto durante todo su repertorio.

Las texturas que guitarra y bajo se entretejían sobre los colchones sintéticos y las bases minimalistas ejecutadas con precisión, y sobre ellos, la intensa, oscura, frágil por momentos y virulenta en otros voz de Kuppen, conformaron momentos épicos y opresivos en los que parecía que las huestes de Flandes vinieran a tomar revancha ante los tercios.

No podemos decir que Whispering Sons inventen la pólvora, pero los guiños y gimmicks del afterpunk que resuenan en sus composiciones conforman una base con la solidez suficiente sobre la que pergeñan su particular visión del post punk más oscuro y visceral.

Kuppen, por momentos en estado de calma, y en otros aparentemente poseída por un ente infernal, saca sus demonios interiores, que escupe hacia los oyentes, y las texturas construidas por sus compañeros consiguen esa oscuridad opresiva tan significativa del género.

No consiguieron evitar que los allí reunidos les hicieran retornar al escenario una vez habían concluido su actuación, y cerraron definitivamente la velada tras un tema extra, después de haber ofrecido un concierto para el recuerdo.

Una noche ciertamente alimenticia, en la que hemos apuntado en nuestra particular agenda nuevas propuestas para saciar nuestra necesidad de nutrición musical. No se los pierdan si vuelven a tener la oportunidad de poder acercarse a una de sus veladas. Nosotros no lo dudaremos.

Pain Rills
Pain Rills
Pain Rills
Second Still
Second Still
Second Still
Whispering Sons
Whispering Sons
Whispering Sons
Whispering Sons
Whispering Sons
Whispering Sons

Comentarios

Comentarios