Kristonfest 2018 – Madrid (Sala La Riviera 12-5-2018)

Monster Magnet imponen su ley con permiso de High On Fire, Elder, Conan y Chruch of Misery

Kristonfest 2018 – Madrid (Sala La Riviera 12-5-2018)
3.8 (76.15%) 26 votes

Sí, ya estamos aquí, y a juzgar por lo que parece, muchos más han decidido, como nosotros, hacer acto de presencia en la que es sin duda una de las apuestas más potentes en lo que va de año en cuanto a propuestas musicales. El Kristonfest.

Partiendo de la base de que el stoner no es un estilo, digamos mayoritario dentro de las huestes del rock, nos encontramos con una afluencia de personas realmente espléndida.
Tratándose de un concierto con tantas bandas, la puntualidad debe de ser exquisita, y a las ocho en punto saltaron Conan a las tablas de La Riviera. El trío exhibió un contundente y pesado set en el tiempo de que dispusieron. Temas largos, más inclinados al doom y al sludge, que conectaron rápidamente con los allí congregados, que ya alcanzaban la mitad del aforo de La Riviera hacia el final de su actuación; imprimieron algo más de velocidad a alguno de sus temas, pero la tónica general consistió en densas y monolíticas canciones ancladas en medios tiempos ralentizados hasta la casi extenuación. Tras casi una hora, abandonan el escenario agradeciendo al público la complicidad mostrada durante su actuación.

Los siguientes en salir al ruedo son Elder, que comienzan con sus temas elongados hasta el infinito. Sus medios tiempos son vivos, haciendo que la dinámica de sus temas fuerce el cabeceo de los allí reunidos. Vemos que la nueva, no sabemos si temporal o definitiva, formación en cuarteto deja espacios para que las guitarras muestren todos los matices que escuchamos en sus álbumes, abriendo huecos para ese lirismo épico que les caracteriza. Viendo a Elder en directo, se entiende perfectamente el por qué de la repercusión que están teniendo en los últimos tiempos, lo cual se refrenda viendo como las primeras filas corean las pocas partes vocales de sus temas. Tras una hora y cuarto de concierto, que se ha hecho muy llevadero, con contundente y compacto sonido, Elder se despiden de un enardecido publico al que han rendido a sus pies.

High On Fire salió fuerte. Desde el principio pusieron el nivel arriba y no se bajaron del carro durante todo el concierto. Su mezcla de thrash y sludge parecía calar en las primeras filas, y el trío, que abrió con la contundente “Sons Of Thunder“,  se esforzaba por no dar respiro al respetable. No en vano eran uno de los platos fuertes de la velada, y muchos de los allí congregados confesaban que eran la razón de más peso para haber asistido al Kristonfest.
Y así fue. Una tras otra, las canciones fueron cayendo como verdaderos aldabonazos, con un sonido muy deudor de Motörhead en muchos momentos, de Pantera en otros, pero siempre con un punto de personalidad que caracteriza a High On Fire, el trío fue desgranando los temas de su repertorio. Uno de los momentos mas álgidos fue sin duda, “Bastard Samurai“, casi el único medio tiempo del concierto, aunque realmente el repertorio que desplegaron en La Riviera fue una verdadera locomotora a todo gas.
Cuando el ventilador del centro del escenario comenzó a girar supimos que era el momento esperado. Proyecciones psicodélicas sobre un telón con el emblema de Monster Magnet nos anunciaba el comienzo del show. Wyndorf apostó sobre seguro saliendo a escena abriendo con “Dopes To Infinity“. Tras una descarga de este calibre apoteósico para abrir, vuelve locos a los presentes, apuntalando el concierto con una tripla de su más reciente trabajo discográfico, “Mindfucker“, que presentaba por estos lares en esta velada, encabezada por “Rocket Freak“, quizás el tema más potente del álbum y el que da título al mismo, más enraizado en la época dorada de la banda.

Wyndorf maneja los tiempos a su antojo. Domina el escenario y ofrece la dosis justa de teatralidad para que todo sea creíble. Se retira por momentos para dar visibilidad a la enorme banda que le arropa y que en todo momento está sonando como una apisonadora.
A pesar de que compaginan bastantes temas de “Mindfucker”, no puede negarse que los clímax se alcanzan con esa espléndida colección de clásicos que Monster Magnet atesora.
Es comenzar a sonar los acordes de cualquiera de ellos y La Riviera se viene abajo, como ocurrió con “Negasonic Teenage Warhead” en las postrimerías de la velada, y si la enganchan con “Space Lord” para cerrar la noche, pues para qué más.

Tras abandonar el escenario para reaparecer con “Ejection”, otra de las nuevas, seguida por “End Of Time”, única reseña de “Last Patrol”, cierran con “Powertrip” de una manera apoteósica.

Si algún pero podíamos poner a los Monster Magnet de Wyndorf, fue la poca duración de su repertorio, ya que en una hora y diez minutos, que se hicieron muy cortos, habían hecho mutis por el foro, dejándose en el tintero algún tema que llevaban apuntado en su lista.

Sea como fuere, Monster Magnet pertenecen al olimpo del rock y son la leyenda viva stoner, ahora que Wyndorf se ha reformado y parece que vuelve a componer temas como los que les auparon a ese estatus.

Cerraban la noche, en cuanto a bandas de refiere, Church Of Misery, que con su particular stoner doom tocaron ante una sala a la que una parte del respetable había decidido abandonar, dando por concluida la fiesta. Los del sol naciente, sin haber hecho prueba de sonido tal y como nos comentaron, armaron un concierto potente, que ató a su lugar a los que resistieron hasta última hora, que recibían los temas de la banda con muy buen animo.

La histriónica puesta en escena del cuarteto, con un espartano set de amplificadores, consiguió poner un excelente final de fiesta, gracias en parte a la sobreactuada parafernalia de su vocalista, Hiroyuky Takano, y a las estudiadas poses de Tatsu Mikami, cerebro fundador, compositor y alma mater de la banda, como a esos temas largos en los que nos explican truculentas historias de sangre y muerte.

Tras ellos la fiesta siguió hasta altas horas de la madrugada, amenizada por DJ Ismagik, que se había encargado también de poner banda sonora a los tediosos cambios de escenario entre bandas, desplegando un equilibrado repertorio de temas clásicos y contemporáneos del espectro del mundo de rock y sus aledaños.

Después de una noche tan intensa y potente como ésta, ya estamos preparando nuestra agenda para marcar en rojo las fechas de la próxima edición del Kristonfest. Les mantendremos informados.

Church of Misery
Church of Misery
Church of Misery
Church of Misery
Church of Misery
Conan
Conan
Conan
Elder
Elder
Elder
Elder
High On Fire
High On Fire
High On Fire
High On Fire
Monster Magnet
Monster Magnet
Monster Magnet
Monster Magnet
Monster Magnet

Comentarios

Comentarios