“La muerte de Bunny Munro” de Nick Cave

La espiral descendente guiada por la incontenible lascivia de un viajante de productos cosméticos

“La muerte de Bunny Munro” de Nick Cave
3.8 (75.65%) 23 votes

Muchos artistas, desbordados por su propia creatividad, se ven empujados a expresar y dejar fluir parte de esta en disciplinas que no son su principal modus vivendi. Así, cual hombres del Renacimiento, no es raro ver a músicos que se adentran en otras artes como la pintura o, como el caso que nos ocupa, la literatura.

Los resultados muchas veces no pasan de discretos, aunque eso no quita que cada vez que un músico conocido se adentra en otra faceta artística se cree cierto interés e incluso se llegue a pagar altas sumas de dinero por una de estas obras con pedigrí rockero (y me estoy refieriendo por ejemplo a los cuadros de Ron Wood que, sin entrar en su calidad pictórica puesto que carezco de los conocimientos necesarios para enjuiciarla, por lo que tengo entendido son de todo menos baratos).

El caso del Nick Cave novelista podría ser el de un compositor más que se mete en camisas de once varas por esa libertad de cátedra para ejercer “de lo que sea” que parece conceder el ser un músico de cierto éxito. Pero se da la circunstancia de que “La muerte de Bunny Munro” ni siquiera es la primera incursión del australiano en la prosa. Y, además, como podríamos decir vulgarmente el libro tiene “su punto”.

Reeditada a comienzos de este año por Malpaso tras algunos años descatalogada, “La muerte de Bunny Munro” nos habla de la espiral descendente guiada por la incontenible lascivia de un viajante de productos cosméticos cuyo destino parece ser inevitablemente de lo más oscuro. Y de oscuridad es de algo de lo que precisamente Mr. Cave parece saber bastante. El resultado es una obra de fácil y entretenida lectura, con moimentos divertidos, otros desconcertantes, pero que sobre todo está bien escrita y es muy disfrutable tanto si se es fan del autor como si no.

“La muerte de Bunny Munro” de Nick Cave está editada por Malpaso.

Comentarios

Comentarios