“American Hardcore. A Tribal History (Second Edition)” de Steven Blush

Edición ampliada de una obra básica

“American Hardcore. A Tribal History (Second Edition)” de Steven Blush
¡Valora!

A estas alturas hablar de “American Hardcore” puede resultar superfluo porque, quien más quien menos, ya habrá al menos visionado el documental (titulado igualmente “American Hardcore” -2006-) que propició la primera edición de esta obra lanzada originalmente en el año 2001. No vamos a descubrir por tanto nada a nuestros lectores más inquietos, aunque sí que es cierto que probablemente muchos de vosotros no hayáis acudido a la fuente primaria que, al menos hasta donde yo sé, nunca se ha editado en castellano.

Las cosas han cambiado bastante en los últimos años en este país y cada vez tenemos más libros de temática musical disponibles en la lengua de Cervantes, así que no me extrañaría que no tardase mucho en aparecer una traducción de esta obra fundamental para entender la génesis y la idiosincrasia de un fenómeno que, partiendo del punk, llevó las cosas un paso más allá gracias a la velocidad y sobre todo a un compromiso vital -y en muchos casos también político- que se echa mucho de menos en ciertas escenas actuales.

Lamentos por tiempos pasados aparte, en esta segunda edición de “American Hardcore” el autor Steven Blush se propuso corregir algunos olvidos más o menos imperdonables, matizar algunas de sus opiniones originales e incluso añadir un capítulo completo además de nuevas imágenes no presentes en la primera. Hay que tener en cuenta que cuando la primera versión se lanzó a comienzos de los dosmiles, la información disponible en internet era bastante más limitada que la que hay ahora (por no decir que los medios materiales -velocidad, capacidad de computación, etc.- eran también mucho más modestos que hoy en día).

Y en esto se apoya Blush para justificar una segunda edición de un libro que rápidamente se convirtió en obra de culto y que ha sido tomada tanto como fuente cuanto como ejemplo. La justificación no era necesaria dada la propia relevancia de la empresa original.

Sí que es cierto que en ese afán enciclopédico, Blush comete el error de comentar todo grupo del que tiene conocimiento, aunque sea brevemente. Alcanza así su objetivo (verdaderamente algunas breves entradas dedicadas a grupos acaban asemejándose a un listado enciclopédico), pero tampoco es menos cierto que algunas partes resultan una árida sucesión de menciones de poco más que nombres y títulos de siete pulgadas que resultan de una vacuidad innecesaria (tal vez se podría haber solucionado con algún apéndice). Aún así, “American Hardcore” sigue siendo un libro básico.

Comentarios

Comentarios