Dead Bronco – Zaragoza (Las Armas 16-3-2018)

Gótico Americano en vena

La noche del pasado viernes repetían escenario en Zaragoza Dead Bronco, la sala Las Armas, espacio donde les habíamos podido ver en su última visita a la ciudad del cierzo, hace ahora aproximadamente año y medio. Algunas cosas han cambiado desde entonces. En primer lugar lo que más salta a la vista: Matt Horan se ha rodeado de un nuevo grupo de músicos, en esa búsqueda por conseguir el sonido deseado para sus nuevas canciones. En segundo lugar, los Dead Bronco de 2018 presentan el que es probablemente su disco más oscuro y pesado hasta la fecha (esa etiqueta de «Americana Sludge» parece más que acertada), un «Driven by Frustration» del que darían buena cuenta a lo largo de la velada.

No es que haya demasiados referentes con los que comparar este sonido. Tal vez el más evidente, al menos conceptualmente, sea el de Hank III, y por esto tiene más mérito que Dead Bronco hayan conseguido un disco donde todas las piezas encajan y que fluye con naturalidad, sin más sobresaltos que los que nos provocan las mismas composiciones. Uno tiene la sensación de que este es el sonido que ha venido buscando Horan, tal vez incluso de manera inconsciente, y que ahora por fin ha conseguido darle la forma deseada.

El directo, sin embargo, puede ser otra cosa. Al fin y al cabo no siempre los grupos saben defender sobre el escenario lo que han plasmado en estudio. Y dado que estos Dead Bronco están relativamente poco rodados, siempre cabe cierta duda sobre cómo puede desarrollarse el concierto. Las primeras notas de «Death of An Appalachian» al filo de los quince minutos para las once sin embargo nos despejan cualquier tipo de incertidumbre: Dead Bronco suenan a banda grande y el amplio escenario de Las Armas no les amilana en absoluto. Así daría comienzo el grupo a su concierto, enlazando el tema de apertura de su última entrega discográfica con el segundo corte, «Scumbag».

Y es que «Driven by Frustration» protagonizaría la mayor parte del set list del concierto, mostrándonos a unos Dead Bronco que parecen protagonistas de un posmoderno «American Gothic» posando delante del rancho de «The Texas Chainsaw Massacre». Una oscuridad musical que contrastaría poderosamente con los comentarios de la banda entre canción y canción, algunos llegando a la categoría de hilarantes. La banda sonó compacta y potente, aunque tal vez en los momentos más contundentes se perdieran algunos de los matices que sí tienen los temas en sus versiones de estudio. Pequeñeces comparadas con el poderío exhibido. Incluso se atreverían con una versión bastante meritoria del clásico de Misfits «Vampira» antes de finalizar con «Funeral Inhibited», cerrando así el concierto con el tema que también da por finalizado su nuevo álbum y en el que Jowy Bruna es abandonado en el escenario mientras maltrata su banjo.

Todavía quedaría espacio para tres cartuchos más en forma de bises antes de que, con las doce la noche ya casi marcadas en el reloj, la banda abandonara definitivamente el escenario entre opiniones unánimes de aprobación.

[amazon_link asins=’B07BG9V8XS,B06XQ3ZMMM,B01NASNSRA,B01MR5EKXS’ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’d6f35a10-2a9b-11e8-8727-dbc98c2cc59e’]

Comentarios

Comentarios