Aerofall + 10000 Russos – Madrid (Wurlitzer Ballroom 16-3-2018)

Shoegaze refrescante para el mes de marzo

Aerofall + 10000 Russos – Madrid (Wurlitzer Ballroom 16-3-2018)
4.2 (84.29%) 28 votes

Estábamos citados a una nueva velada en la que el shoegaze iba a ser el protagonista, aunque también había espacio para el rock experimental, lindante con las difusas fronteras del kraut.

Los culpables de lo primero eran Aerofall, que desde la ribera del Don desembarcaban por primera vez en la capital del reino, y de la segunda, 10000 Russos, que desde Oporto llegaba hasta el foro.

Con algo más de media hora de retraso, el trío luso subió a la tarima de la Wurlitzer Ballroom para comenzar su espectáculo. Pertrechados con una minimalista batería, en contrapunto a la miríada de pedales y efectos que atesoraba el bajista y, sobre todo, el guitarrista, arrancaron con lo que sería la tónica general de su concierto. Bases repetitivas hasta el punto del trance, con variaciones hipnóticas de sonido y efectos para crear atmósferas envolventes sobre las que planeaba una procesadísima voz que exhalaba frases inconexas y diversos sonidos imperceptibles tras el muro creado por toneladas de efectos.
Así transcurrieron los casi tres cuartos de hora de su actuación, en los cuales el público asistente pareció conectar con los temas de la banda, sobre todo en el tramo final del concierto.

Tras abandonar el escenario, las huestes rusas comenzaban a pergeñar su colección de pedales de efectos sobre las tablas, como si de una competición digna del própio Diógenes, en la que los lusos hubieran ganado de largo.

Aerofall abrieron con la enérgica “I Don´t Care”, mostrando a las claras cual es la filosofía del grupo desde que comenzaron sus primeros acordes en escena. Temas rápidos, densos, guitarreros y con una cierta dosis de épica, sobre los cuales navega la voz de Yana Komesko, de una forma muy presente pero al tiempo muy etérea. Sufrieron algún que otro contratiempo técnico, que fue subsanado en diversas ocasiones sin demasiadas interrupciones. Esperamos que Komesko consiga arreglar las conexiones del pedal que tanto apuros  le causaron durante la velada.

Sin demasiada tregua entre los temas, los de Rostov del Dom mantuvieron la intensidad durante toda la velada, consiguiendo meter al personal dentro del concierto y que el público presente disfrutara al máximo de las canciones de Aerofall. Las cabezas y los pies no dejaron de moverse, certificando la buena acogida de la banda entre los asistentes. Cabe destacar el excelente trabajo a las seis cuerdas de Vladimir Karpov, que realmente lleva la batuta de la banda en directo, y que consigue entretejer esas capas de guitarras  sobre las que radica la esencia de Aerofall.

Así, poco a poco, entre trallazos de shoegaze energético y pinceladas de noise, transcurrió una velada que fue a más, hasta que los de la antigua desunión de repúblicas no tan socialistas soviéticas la cerraron con “I Turned A Blind Eye”. Un breve paso por el camerino para que la insistencia del respetable hiciera que retornaran para ofrecernos un tema más, tras el cual dieron por terminado definitivamente su paso por la capital del reino.

Sin duda este ha sido uno de los conciertos más refrescantes de este mes, donde la inmediatez y la frescura de la propuesta de Aerofall consiguió robarnos la atención y hacerse con un hueco en nuestra lista de actuaciones a recordar.

10000 Russos
10000 Russos
10000 Russos
Aerofall
Aerofall
Aerofall
Aerofall
Aerofall

Comentarios

Comentarios