TesseracT – ‘Sonder’ (KScope 2018)

Tesseract ya no cuentan con el efecto sorpresa, algo que tal vez influya en su calificación global

4/5 - (21 votos)

«Sonder» es ya la cuarta obra de TesseracT y llegará dos años y medio después de su anterior propuesta, aquel «Polaris» en el que, sin renunciar lo más mínimo a su estilo, los británicos lograron comunicarse de una manera más accesible que en anteriores esfuerzos discográficos. En ese sentido, estas siete canciones que componen «Sonder» tal vez resulten un poco más esotéricas en conjunto que su predecesor.

Grabado en varios estudios del Reino Unido, la banda ya había adelantado a mediados del año pasado el single «Smile», aunque se ocuparon por activa y por pasiva de aclarar que la que se hizo pública era tan solo una versión inacabada. Ya en este 2018 se lanzó «Luminary», la canción que podríamos calificar más apropiadamente como el primer adelanto del álbum.

Para este disco la banda también ha querido innovar, de modo que habrá una edición en doble CD que incluirá una mezcla binaural del disco con el objetivo de «superar las restricciones de una mezcla de auriculares estéreo» y trasladar al oyente una sensación de «3D»; o dicho en palabras del grupo, Amos Williams, «llevar un elemento [de la música] en vivo al estudio».

Después de escuchado no podemos decir que «Sonder» se aleje de manera dramática de lo que ya han mostrado en anteriores entregas; de hecho casi podríamos decir que se trata de un disco continuista en el que TesseracT aplican todos los elementos presentes en sus tres anteriores obras. Así, encontramos riffs metaleros, momentos atmosféricos, estructuras progresivas y toques de electrónica que podrían acercarlos a los Nine Inch Nails más reposados de este milenio. El disco comienza con la citada «Luminary», tal vez el tema más accesible de todo el disco, pero esa no será la tónica de todos los treinta y seis minutos y medio como decíamos más arriba.

Esto no quiere decir que sea una obra inferior a «Polaris»; un tema como «Juno», probablemente el más destacado del disco, bien merece la atención (y si se me apura también la inversión). La citada «Smile», «Orbital» o la final «The Arrow» no se quedan muy por detras. Tal vez se haya disipado el efecto sorpresa, pero eso es todo lo negativo que podemos decir de «Sonder».

[amazon_link asins=’B079C73WR7,B011QB7B1C,B00CEYTQH8,B00VH3PAUO’ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’42e88f1b-27ae-11e8-a9d4-c78a0769b4ff’]

Comentarios

Comentarios