Chris Robinson Brotherhood – Madrid (Sala But 5-3-2018)

Rock, incienso y pilas

Chris Robinson Brotherhood – Madrid (Sala But 5-3-2018)
4.5 (89.7%) 33 votes

Chris Robinson se ha la brado una sólida carrera a lo largo del tiempo. Partiendo del buque nodriza de The Black Crowes, que cosechó éxito global y duró hasta que los dos pilares de la banda, los hermanos Robinson, se echaron los trastos a la cabeza.

A partir de ahí, podría decirse que uno puede hacer prácticamente lo que le venga en gana, musicalmente hablando. Esto es precisamente lo que ha hecho Chris Robinson desde aquel momento. Fundó la The Chris Robinson Brotherhood, para poder dedicarse a revisar esos temas que le tocan en lo más profundo de su alma musical.

Navegando por la estela del mal llamado estilo americana, bebió de una manera más que evidente de bandas como Grateful Dead o The Byrds, por citar dos más que evidentes, de los que incluso versionearon algún tema durante la velada, mezclándolo con altas dosis de psicodelia y retazos de rock sureño.

Y fruto de ese estado de semideidad que acompaña a Robinson, se las apañó para agotar las entradas de la sala But un lunes, con un tiempo de perros que invitaba a no salir de la comodidad y el calor del hogar.

He aquí que el público congregado, rendido mucho antes incluso de que la velada comenzara, se dispusiera a imbuirse en el ambiente que Robinson había pergeñado para la ocasión, y que nos trasladaba años atrás a una época pretérita donde las sustancias lisérgicas formaban parte fundamental para el disfrute de la experiencia musical.

Alfombras de motivos persas, incienso a raudales, algún que otro guiño a la parafernalia sesentera, como ese buho que destilaba incienso por encima de su cabeza, y un buen número de amplificadores e instrumentos añejos a más no poder ser formaban parte de la decoración que la banda había dispuesto sobre las tablas de la Sala But, y ese trasunto de bandera de los estados juntos de América ligeramente modificada, que decoraba el fondo del escenario.

Así comenzó The Chris Robinson Brotherhood su velada, ofreciendo desde el minuto uno la sensación más que evidente de que estaban disfrutando de lo que acontecía encima de las tablas. Abrieron con una versión del “Seven Nights To Rock” , un arranque bastante energético, que apuntalaron a renglón seguido con “Rosalee”, una de las gemas de la banda, mostrándonos a las claras cómo iba a ser la tónica de la noche.

Elongaron las canciones hasta límites insospechados, propiciando esos duelos típicos de la época de Woodstock en los que Neal Casal y Adam MacDougall, a las seis cuerdas y las teclas respectivamente, transportaban a los allí presentes a otras dimensiones una y otra vez.

Fueron cayendo los temas, con algúna incursión en la musica de raíz y el rock sureño, hasta que tras una estupenda “Lazy Days”, Robinson nos avisa de que va a haber una parón, pero que queda otra parte del espectáculo a la vuelta.

Y así abandonan el escenario durante casi media hora, lo cual partió un poco la dinámica del concierto, dejando algo ojipláticos a algunos de los allí congregados.

Tras la larga espera, vuelven a las tablas nada más y nada menos que haciendo suyo el “Loving Cup” de los Stones, consiguiendo de un plumazo que la larga y tediosa espera se disipara en nuestra memoria.

Esta segunda manga de la velada fue mucho más compacta que la primera. La banda, siguiendo la dinámica de la elongación infinita de los temas, mostró una conexión más evidente entre ellos.

El público, entregado y enardecido, se rinde ante la banda, sobre todo en los impases finales, donde Robinson coge la armónica en algunos temas ante el delirio de la sala.

Con “Narcissus Soaking Wet” ponen punto y final a una larga velada, para abandonar momentáneamente el escenario y volver a aparecer en breves instantes para cerrar, esta vez definitivamente, con “Mr. Charlie”, con la sombra de Jerry García sobrevolando la sala.

En resumen, un buen, y largo, concierto, que a pesar de alcanzar las tres horas de duración, a las que habremos que descontar el parón del intermedio, a buen seguro dejó a todos los presentes con un estupendo sabor de boca, y probablemente a Robinson y sus secuaces con ganas de volver.

Listado canciones The Chris Robinson Brotherhood. Madrid, Sala But

Seven Nights To Rock
Rosalee
High Is Not The Top
Reflections
Meanwhile In The Gods
Tulsa Yesterday
California Hymn
Lazy Days

—————-

Loving Cup
Venus In Chrome
The Chauffeur’s Daughter
New Cannonball Rag
Hark, The Herald Hermit Speaks
Behold The Seer
Good To Know
Narcissus Soaking Wet

Bis

Mr. Charlie

Comentarios

Comentarios