The Baboon Show + Big Head Down – Zaragoza (Sala López 3-3-2018)

Toda una apisonadora en directo capaz de devolver la fe hasta a los más reticentes

The Baboon Show + Big Head Down – Zaragoza (Sala López 3-3-2018)
5 (100%) 1 vote

Después de alguna que otra gira de más bajo perfil por nuestras fronteras estos últimos años, la aparición de The Baboon Show hace unos meses en eventos como el Gasteiz Calling han convertido al cuarteto sueco en una de las últimas sensaciones en nuestro país. El recuerdo de sus tremendas actuaciones en aquella penúltima visita (de la cual os informamos en su momento aquí) desde luego está muy fresco entre los aficionados al punk rock y al rock en general; y los que no los conocían de primera mano, han tenido tiempo de informarse gracias al boca a boca (en estos tiempos posmodernos que nos ha tocado vivir, probablemente deberíamos decir «teclado a teclado»).

Que hayan conseguido varios sold outs en esta gira que estos días está transcurriendo por nuestro país no es por lo tanto ninguna sorpresa ya. Y debemos añadir que la banda se lo ha ganado gracias a constancia y a la energía que son capaces de desplegar en todas y cada una de sus descargas en vivo. Un éxito pues bien merecido y que debería alegrar a todos los amantes del rock en general.

Un buen ejemplo de esto es que en Zaragoza, concierto del que fuimos testigos la noche del pasado sábado, la Sala López mostraba el aspecto de las grandes ocasiones. Que la banda rozase el lleno en una plaza tan difícil como la capital maña, donde la oferta de conciertos durante los últimos años no puede ser descrita de otra manera que como exuberante, pero que también se quede tal vez algo escasa de público en más ocasiones de las que nos gustaría, es un claro indicativo de que los aficionados se han rendido ante estas dos chicas y sus dos compañeros masculinos. Siendo sábado y con varios conciertos agotados como decíamos, esto provocó que fuera bastante el público venido desde otras partes (algo que también debemos tomar como una señal más de que The Baboon Show están en su momento y hay gente dispuesta a viajar para verlos).

Abrían la velada los locales Big Head Down, que puntualmente a la hora anunciada tomaron el escenario de la López (y recalco lo de «puntualmente» porque precisamente la puntualidad no es un rasgo distintivo de los conciertos en la ciudad del cierzo). Con una sala que ya presentaba muy buena entrada para cuando el trío dió comienzo a su concierto, el grupo dispuso de unos tres cuartos de hora sobre el escenario. Como nosotros apuramos un poco el tiempo de socialización previa y además era tal la cantidad de gente intentando dejar sus prendas en el guardarropa de la sala, no fuimos testigos de todo su concierto aunque sí de gran parte. Y después de haberlos visto en alguna que otra ocasión anterior, debo decir que la noche del sábado no fue la mejor de ellas. A pesar de poner voluntad, sonaron bastante planos e incluso parecían algo pasivos. Una lástima, porque se me antoja difícil encontrar un mejor escaparate que el de esa noche.

En cualquier caso la gente estaba allí por The Baboon Show, y aunque el cuarteto sueco haría esperar algo más de lo convenido a los allí congregados, cuando minutos antes de tomar el escenario la música de Judas Priest y AC/DC comenzó a salir por la PA de la sala, la tensión ya era palpable en el ambiente, como si toda la gente fuera consciente del pandemonio que se iba a desecandenar en las primeras filas en breve.

Y efectivamente así fue, los primeros compases ya fueron suficientes para vislumbrar que el público de la parte delantera tenía ganas de movimiento. Con el guitarrista Håkan Sörle ataviado como un recluta cubano, el batería Niclas Svensson tocado con su habitual gorra de plato y la bajista Frida Ståhl aportando solidez con su instrumento, la banda teje una poderosa base musical para el lucimiento de Cecilia Boström, cuyo protagonismo es patente además de por su vozarrón por su inquietud escénica.

No tardarían en llegar los bailes, los pogos e incluso la lluvia de cerveza, señal de dos cosas: que la banda arriba lo estaba haciendo bien y que The Baboon Show poseen unos temas que en directo se convierten en irresistibles. Así, canciones como la propia «Radio Rebelde» que da título a su nuevo trabajo o «Same Old Story» se convierten para los presentes en una suerte de karaoke en el que desgañitarse puño en alto mientras desde cualquier punto lo suficientemente alejado, las primeras filas se asemejan por su movimiento a una marea de cuerpos.

Se verían también algunos de esos cuerpos aupados sobre las cabezas (alguno incluso llegaría a lanzarse desde el escenario y creo que con no demasiada fortuna por cierto), algo a lo que se apuntaría la misma Cecilia, que fue trasladada de mano en mano del escenario a la barra y, tras avituallarse allí con un chupito de cierta bebida de hierbas de color marrón e indescriptible resaca, camino inverso de nuevo hacia la tarima.

Pero no solo ofrecen espectáculo en base a esos auténticos himnos que ya atesoran en su discografía, The Baboon Show también son una banda con mensaje y en momentos  puntuales también hacen alguna pausa para lanzar algunas proclamas de carácter social, recibidas con aclamación desde el público.

Y con semejante sucesión de hits casi sin descanso, cuando la banda se retira después de una hora cuesta creerse que el reloj haya avanzado ya sesenta minutos. No se harían mucho de rogar (el curfew de la sala además estaba próximo) antes de volver a plantarse los cuatro sobre el escenario para una nueva ristra de temas que fueron interpretados con la misma diligencia y contundencia -o algo más si cabe- que sus predecesores. Para cuando a las 0:06 comenzaba a sonar el himno de Patti Smith «People Have the Power» por la megafonía de la sala, la opinión general era unánime: The Baboon Show son una apisonadora y ellos solitos son capaces de devolver la fe a cualquiera.

Big Head Down
The Baboon Show

Fotos: Vicente Cabello Herrero

Comentarios

Comentarios