Tricky – Madrid (Cool Stage 3-3-2018)

Los trucos de Tricky

Tricky – Madrid (Cool Stage 3-3-2018)
4.5 (90.91%) 22 votes

Tricky labró su reputación desde abajo, formando parte de la génesis de un estilo que vio la luz en las calles de Bristol, en las postrimerías del siglo veinte. Pero todo aquello se le quedó pequeño. Era imposible enjaular un alma tan inquieta y efervescente como Tricky dentro de las fronteras de un grupo o un estilo.

Por eso abandonó todos sus proyectos para centrarse en su própia carrera, dejando a todos perplejos cuando publicó «Maxinquaye« allá por el 95.

Adrian Thaws se encargó de reconvertir el género del que había sido pilar, deformándolo, estirándolo, visceralizándolo y añadiendo un punto de tensión emocional y violencia sonora que lo diferenció de sus coetáneos.

Inmerso en un mundo interior, bastante tenebroso, como reflejan la mayoría de las letras de sus temas, Tricky ha sucumbido a sus propios efluvios en no pocas ocasiones, lo cual ha afectado a su carrera musical.

Tras alguna que otra visita cada vez más decepcionante a la piel de toro, lejos de las míticas actuaciones que protagonizó en los estertores del siglo veinte y los albores del segundo milenio, la curiosidad por conocer el estado de forma del de Knowle West era grande.

Tricky salió puntual al escenario, sepultado en una autoimpuesta penumbra, que no solo hacía difícil la tarea de los fotógrafos, sino que no permitía ver desde más allá de la cuarta o quinta fila si realmente el de Bristol se hallaba sobre las tablas.

Aunque esto no parecía importar demasiado al público allí congregado, que estaba rendido a sus pies mucho antes de que hiciera acto de presencia, ni tampoco a la otra parte de los asistentes, que más preocupados por hablar a un volumen notable y que se les viera pululando por la sala, probablemente para poder pastelear en las redes sociales acerca de su autenticidad, se enardecía para que sus vacías charlas consiguieran permanecer por encima del sonido del concierto. Pero olvidemos estos deleznables sujetos para centrarnos en el protagonista de la noche.

Tricky dividió la actuación en dos partes. La primera de ellas nos mostró a un Tricky que no acababa de entrar en ese trance pseudo-hipnótico que parece necesitar para exprimir al máximo sus composiciones. En más de una ocasión dirigió a los músicos que le acompañan con cierto descontrol, haciendo que subieran y bajaran la intensidad, cortando los crescendos o prolongándolos de manera inconexa. Suponemos que Thaws no acababa de encontrarse en su salsa, mientras boxeaba con sus dos micrófonos o estiraba sus camisetas como si tratara de arrancarse al maligno de su interior.

Su voz se diluía y, al igual que su figura, se difuminaba hasta desaparecer detrás de la muralla sonora tejida por las pistas pregrabadas, la batería y la guitarra sobre las que sus frases y quejidos se antojaban ininteligibles.

Tricky estuvo asistido en las labores locales por la esplendida Marta Zlakowska, la cual se mantenía en un segundo plano mientras Tricky realizaba sus trances y espasmos, y saltaba a la palestra para poner voz a otros temas, o doblar la del de Bristol en pasajes de sus canciones.

Tras una media hora, abandona el escenario dejando a sus compañeros durante un transformado «Dark Days» y pide a sus músicos que hagan lo propio al terminar el tema.

En ese momento sobrevoló sobre la Cool Stage el recuerdo de anteriores ocasiones en las que la pájara de Tricky había dado al traste con la velada tras apenas unos minutos de su comienzo.

Pero esta vez, a pesar de estirar durante más de diez minutos la pausa, volvió a la carga, para mostrarnos el arsenal pesado que lleva consigo guardado en sus bolsillos. Desconocemos lo que ocurrió entre bambalinas, pero lo que es cierto es que la actitud y entrega demostrados en la segunda parte de la velada nada tuvieron que ver con la primera. Entonces es cuando algunos de los temas quizás más sonados de su trayectoria hicieron acto de presencia, provocando la inmediata respuesta de los allí congregados.

En esta segunda mitad, tal y como les hemos comentado, la entrega de Tricky fue superior a la del comienzo de la velada, tarea por otro lado no demasiado ardua. Sus acompañantes también pusieron toda la carne en el asador, y, a pesar de ello, esta vez la voz del de Bristol navegaba sin problemas por encima del envoltorio que sus compañeros pergeñaban, elongando algunas partes para el disfrute propio y ajeno, infligiendo potencia y distorsión a otras que en estudio suenan de forma más plana y atmosférica.

Y así, casi sin darnos cuenta, y entre la penumbra más absoluta, tras una hora larga de concierto, algo más si contabilizamos el intermedio, Tricky se despedía del foro, con la sensación de que había conseguido cerrar en cierta manera parte de las heridas abiertas del pasado, aunque entre los asistentes las opiniones fueron para todos los gustos.

Listado de canciones. Tricky, Sala Cool Stage

Vybes (Intro)
You Don´t Wanna
I´m Not Going
New Stole
Armor
The Only Way
Parenthesis
Nothing´s Changed
Here My Dear
Hell Is Round The Corner
My Palestine Girl
Dark Days

Daughter

Comentarios

Comentarios