“Cómo llegué a conocer a los peces” – Ota Pavel (1964)

"Las narraciones de Pavel sobre los paisajes checos, sus amigos, familia y sociedad en la que se crió mientras Europa se sumía en las tinieblas de la guerra son resplandecientes y frescas"

“Cómo llegué a conocer a los peces” – Ota Pavel (1964)
4.3 (86.67%) 24 votes

Ota Pavel

República Checa, 1964

Págs. 199 p.

Editorial: Sajalín Editores (2012)

http://www.sajalineditores.com/?p=libro&l=37

Memorias.

Ota Pavel fue un periodista deportivo checo. Nació en Praga en 1930 hijo de un vendedor ambulante judío que fue encerrado en varios campos de concentración nazis junto a sus dos hermanos mayores mientras él que era aún un niño permaneció con su madre a la espera de su liberación.

Escribió varios libros y, hasta la fecha, debemos agradecer a la fantástica editorial Sajalín la traducción al castellano de sus dos libros de memorias: “Cómo llegué a conocer a los peces” y “Carpas para la Wehrmacht”.

En “Cómo llegué a conocer a los peces” el hilo conductor de los maravillosos episodios de la vida de Ota es la pesa, una de sus grandes pasiones. A priori podría parecer que los que no estamos interesados en este deporte podríamos aburrirnos con las anécdotas que nos llevan de allá para acá por los ríos y los años pero no es así. Algo extraño ocurre con la narrativa de Pavel y es que nos traslada a aquellos escenarios.

Escuchamos el agua, el chapoteo, la brisa en los árboles. Y su sentido del humor consigue una camaradería inmediata que nos acompaña durante todo el libro. Al terminarlo uno se siente como a la vuelta de un viaje con la mirada llena de recuerdos nuevos.

Mientras cubría los Juegos Olímpicos de invierno en Innsbruck aparecieron los primeros síntomas del trastorno bipolar que acabaría con su carrera periodística. Pero a la vez fue la época de mayor creatividad como escritor y en la que escribió estos dos maravillosos libros. Era el año 1964. Nueve años después moría de un ataque al corazón y está enterrado junto a su padre en el cementerio judío de Praga.

Las narraciones de Ota Pavel sobre los paisajes checos, sobre sus amigos y su familia y sobre la sociedad en la que se crió mientras Europa se sumía en las tinieblas de la guerra son resplandecientes y frescas. Cuesta imaginar que las escribió sumido en una crisis psicológica tan fuerte y le da mucho más valor a la fuerza y la belleza que contienen.

Estos pequeños libros y sobre todo “Cómo llegué a conocer a los peces” son la mejor forma de recibir la primavera cada año.

Comentarios

Comentarios