Comeback Kid + Nasty + Brothers Till We Die – Madrid (Caracol 1-2-2018)

Sangre, sudor y pogos

Comeback Kid + Nasty + Brothers Till We Die – Madrid (Caracol 1-2-2018)
4.1 (81.74%) 23 votes

La noche prometía bastante. Tres bandas con ciertos puntos en común pero también algunas diferencias estilísticas compartían escenario la noche del jueves en la Caracol. Lo que sí estaba asegurado era el buen ambiente y llevarse algún codazo perdido de esos circle pits que ya son marca de la casa en la práctica totalidad de los Route Resurrection Fest.

Aún a sabiendas de ello, nos adentramos en la sala dispuestos a ver qué nos ofrecía la noche. Poco a poco se iba llenando la Caracol. El Route Resurrection Fest que estaba a punto de comenzar, encabezado por Comeback Kid, había conseguido aglutinar un buen puñado de asistentes, aunque realmente no fue hasta que los cabezas de cartel estaban a punto de comenzar cuando la sala se terminó de llenar con un ambiente caldeado literalmente.

Abrieron la noche Brothers Till We Die, banda del foro, lo cual se notaba en la multitud de camisetas y demás parafernalia que llevaban buena parte de los congregados en las primeras filas. Pusieron sobre las tablas su violento metalcore, muy en la onda de While She Sleeps, pero dentro de lo que se viene a llamar últimamente beatdown, provocando que sus enfervorizados seguidores montaran una pequeña batalla campal en la platea a base de unos peculiares pogos, mezcla de mosh y kárate, donde quemar los efluvios de las hormonas. Después de la media hora de rigor en la que se englobó su show, con buena parte del personal magullado y exhausto, despiden su frenética e hiperactiva actuación.

Tras ellos, desde la tierra de Tintín y las coles de Bruselas, Nasty tomaban el escenario.
La brutal presencia de Matthias se hizo notar desde el primer momento, haciendo que los asistentes se contagiaran de su energía, provocando que subiera la temperatura de la sala varios enteros. El público, se sumó en muchas ocasiones a los requerimientos del vocalista, quien micrófono en mano lo acercaba a ellos para que rompieran sus gargantas coreando los temas de la banda. Con la sala ya presentando una buena entrada, aprovecharon el tirón e interpretaron bastantes temas de su más reciente trabajo discográfico, “Realigion“, con una buena acogida por parte de los allí reunidos. La banda desplegó un contundente y pulcro sonido, lleno de aristas y potencia, para arropar las labores vocales de Matthias, preparando al público para lo que vendría un rato mas tarde.

Y tras la finalización del estupendo concierto de Nasty, el telón se cerraba para dar paso al cabeza de cartel. No hace falta dar muchas explicaciones acerca de quienes son Comeback Kid y lo que se puede esperar de ellos en directo. Su equilibrada mezcla de hardcore clásico, punk, metalcore y hardcore melódico modula sus actuaciones, que podríamos separar en pequeños bloques, cada uno más derivado hacia algún estilo concreto, pero que constituyen una unidad bien diseñada, que consigue que no haya un minuto de tregua durante el espectáculo.

Cuando el telón se abrió de nuevo, aparecieron Comeback Kid como una apisonadora.
Comandados por Andrew Neufeld, que no paró quieto ni un solo momento, hicieron que la sala se viniera abajo desde el primer acorde. Los pogos, el crowdsurfing, los codazos y el sudor se apoderaron de la parte de la platea más cercana al escenario como si no hubiéra un mañana, para dar la réplica a lo que surgía encima de las tablas. Con una sala casi completa, ofrecieron una espectacular lección de sudor y música donde intercalaron temas antiguos, como “Do Yourself a Favour” o “Wake The Dead“, con el grueso de temas correspondientes a su mas reciente trabajo, “Outsider“. Sea como fuere, con la parroquia entregada, su concierto se hizo realmente corto.

Una gran noche con unos clásicos del hardcore. Ahora iremos a curar las magulladuras a casa.






 

Comentarios

Comentarios