Hellsingland Underground – Zaragoza (La Lata de Bombillas 27-1-2018)

Convencieron incluso a los no familizarizados y a pesar de no gozar de un buen sonido

Los suecos Hellsingland Underground cerraban su última gira por nuestro país la noche de este pasado sábado en Zaragoza. La conocida La Lata de Bombillas acogía así un tipo de sonidos poco habituales en la sala para un público bastante numeroso y diverso en el que, a poco del comienzo del concierto, ya podían divisarse dos bandos: el de los que estaban familiarizados con la banda -con unos cuantos irreductibles en primera fila-, y el de los que no. Esto no sería óbice sim embargo tanto para que unos como otros, incluso la cuadrilla de beodos que parecía que pasaban casualmente por allí y que no dejaban de hacer el idiota y de hablar justo a mis espaldas, acabaran disfrutando de la cercenada descarga del sexteto nórdico (más sobre esto luego).

Esta era además la segunda visita del combo a la ciudad, ya que ya pasaron por La Ley Seca hace algo menos de cinco años, en la gira de presentación de «Evil Will Prevail». Si en aquella ocasión la entrada fue algo más discreta que ahora, al menos resulta reconfortante comprobar que todavía hay gente dispuesta a dejarse sorprender por una banda, incluso a pesar del frío que reinaba en la capital del cierzo esa noche. En esta ocasión la banda seguía presentando «Understanding Gravity», obra que ya habían estado defendiendo en directo hace ahora cerca de dos años, aunque en aquella ocasión solo visitaran Madrid y Barcelona.

A eso de las 22:10 de la noche, el numeroso grupo se colocaba en el escenario, cubriendo cada milímetro de este en una disposición suficiente pero que no dejaba mucho espacio vital para cada uno de los componentes. Charlie Granberg preguntaba al respetable si quería escuchar un poco de música y así se daba inicio a una descarga que se alargaría hasta poco más de la hora y media, aunque debería haber durado un poco más si el grupo hubiera podido interpretar el bis que tenían previsto. Incomprensiblemente alguien decidió poner la música antes de que el grupo pudiese volver al escenario.

Con un sonido nefasto en un primer momento, la situación, sin llegar a ser en ningún momento la ideal (los teclados eran apenas intuíbles y al micro de Granberg le faltó un pelo de volumen), fue mejorando conforme avanzaron los minutos. En cualquier caso la banda, ajena a todo esto, fue a lo suyo, mostrando a propios y extraños ese sonido que los hace tan especiales y que les diferencia de cualquier otra banda. Porque Hellsingland Underground expanden el lenguaje del sureño y del hard rock de inspiración setentera hasta conseguir crear su propia criatura, distinta de casi todo lo que hayamos escuchado.

Sin querer desmerecer al resto de la banda, sólida como el acero, destaca el buen hacer y la compenetración de Mats Olsson y Peter Henriksson a las guitarras, músicos que parecen comunicarse entre sí en los solos, bien dándose el relevo el uno al otro alternativamente, como si de un juego llamada y respuesta se tratase, o bien doblando guitarras de forma magistral. Así fueron desgranando gran parte del contenido de «Understanding Gravity», aunque a la cita no podían faltar temas como el propio «Evil Will Prevail», que sonó un tanto desdibujado, o «Northern Country Boy», canción que Granberg presentó como uno de los preimeros temas que compuso y que junto a «No Regrets», interpretada justo antes, formó uno de los momentos álgidos de la velada. Poco rato después la banda se despediría, no sin que antes ambos guitarristas se bajasen al unísono del escenario para puntear entre el público. Las opiniones después unánimes: gran concierto a pesar de que el sonido no acabó de funcionar del todo.

Foto: Vicente Cabello

 

Comentarios

Comentarios