Aniversario de la muerte de David Bowie
4.3 (85%) 20 votes

El 10 de enero de 2016 fallecía en la ciudad norteamericana de Nueva York uno de los iconos más importantes de la música rock y pop del siglo pasado. David Bowie moría a causa de un cáncer a los 69 años, tan solo un par de días después de su cumpleaños. Con él se iba uno de los personajes más conocidos y a la vez más controvertidos de la música de la década de los años 70.

Porque aunque Bowie, nacido como David Robert Jones en Londres un 8 de enero de 1947, permaneció como referente y figura global hasta el momento de su muerte, no es tampoco exagerado afirmar que gran parte de su carrera se dedicó a mutar, a pasar de un estilo a otro sin solución de continuidad, descolocando a la vez a gran parte de la crítica y a no poco público. De esta capacidad de avanzar y absorver nuevos estilos le vino uno de sus apodos, El Camaleón, sobrenombre que deja patente su facilidad para el cambio (algo de lo que también dejaría testimonio con uno de sus clásicos más conocidos, el tema “Changes”). Esa es también una de acusaciones que insistentemente le han arrojado sus detractores, además de la de vampirizar a algunos de sus artista preferidos de cada momento. Sea como fuere, no hay luz sin sombra, pero también está claro que hace falta un talento especial para saber llevar las influencias a otro nivel.

Durante su larga carrera (su primer disco se editó en 1967 y el último, “Blackstar”, tan solo un par de días antes de su fallecimiento), colaboraron con Bowie, participaron de sus obras, recibieron su ayuda, sus halagos o su protección multitud de nombres: John Lennon, Iggy Pop, Mott the Hoople, Mick Jagger, Trent reznor, el productor Tony Visconti, Brian Eno, Earl Slick, Stevie Ray Vaughan, Pete Townshend, Robert Fripp, Adrian Belew, Mick Ronson o Ron Wood, entre otros muchos.

Hacer un balance de la carrera de David Bowie resultaría, aparte de totalmente innecesaria a esta alturas, una labor titánica: no solo se dedicó a componer y producir música para él y para otros que pasa por estilos como el rock, el pop, el folk, el glam, el rock industrial,… sino que también fue capaz de participar en varias películas y series de televisión como “El Ansia”, “Dentro del laberinto”, “Feliz Navidad, Mr. Lawrence” o “Twin Peaks”.

A próposito de su labor como productor, hay que mencionar sin duda la mejor-peor producción de un disco de rock de todos los tiempos: “Raw Power” de Iggy and the Stooges. Un disco que todo el mundo está de acuerdo en que es un ejemplo de cómo no mezclar un álbum, pero que sin embargo nadie concibe ya de otra manera (de hecho la remezcla a cargo del propio Iggy Pop de hace unos años ni siquiera la mejora).

Comentarios

Comentarios