Indigos: entrevista con Joss Santos

Indigos: entrevista con Joss Santos
3.8 (76.36%) 22 votes

“Como músico estás en constante búsqueda y evolución”

“Keep the Fight” es el contundente título del segundo trabajo de Indigos, aunque por lo que nos cuenta Joss Santos, su principal compositor y cabeza visible del proyecto, la banda se lo ha tomado casi como un estreno discográfico. Más certeros y sobre todo con un sonido más de banda que en su primera incursión, Indigos parecen haber encontrado la fórmula necesaria para llegar a lo que estaban buscando. Ahora solo les queda defender este nuevo trabajo en directo… o en entrevistas como la nuestra de hoy.

– Bueno, lo primero de todo y ya que esta es vuestra primera entrevista con Rock and Roll Army, me gustaría que me contases de manera breve la historia de la banda: cómo surge, cuándo,…

– Pues es algo curiosa. Cuando vine a vivir a Barcelona, venía con una idea muy metida en la cabeza. Ya hacía años que tocaba la guitarra y cantaba pero quería empezar a tocar con un chelista, me llamaba mucho esa sonoridad y me apetecía probar. Puse un anuncio en internet y la única persona que contestó fue Mariano Camarasa, el actual teclista y chelista de la banda. Él y yo empezamos a tocar juntos en casa, conocernos y probar cosas y poco después empezamos a tocar en la calle. Esos primeros años fueron la semilla del proyecto, que desde el primer día que decidimos ponerle un nombre se llamó Indigos. Años después habíamos liado a algunos amigos músicos para montar una banda y grabar un primer EP. El EP acabó siendo LP y se tituló “Shine On Me”, nuestro primer disco, y la banda, por diferentes motivos, se desmontó durante el proceso. Al poco tiempo, buscamos nuevos miembros y acabamos configurando la formación actual, que es la misma desde hace unos dos años.

– Con vuestro primer disco, “Shine On Me”, recibísteis muy buenas críticas. ¿Cómo ves con el paso del tiempo aquel disco?

– Pues a mí personalmente, como músico, me pasa que lo último que escribo siempre me parece lo más interesante. Estás en constante búsqueda y evolución, así que supongo que es normal. De todas maneras, “Shine On Me” me parece un buen disco, no lo volvería a hacer igual e incluso hay temas que no me gustan nada, pero otros sí. Lo peculiar de ese disco fue que se convirtió más en una especie de recopilación de canciones que había escrito a lo largo de mis primeros años y otras que acababa de escribir en ese momento. Eso hizo que realmente no existiera un camino muy definido, aunque sí conseguimos encontrar nuestro sonido. También el proceso fue atípico ya que la banda no estaba del todo asentada, no tenía bagaje y nos faltaba empaque. Pero todas esas experiencias han sido muy buenas para llegar hasta el punto en el que estamos ahora. Todo es un proceso. De “Shine On Me” me quedo más con el aprendizaje que con el resultado en sí.

“Teníamos la sensación
de estar grabando un disco
por primera vez”

– Háblanos de la grabación de “Keep the Fight”. Habéis repetido con el mismo equipo técnico, supongo que quedaríais satisfechos con vuestra primera experiencia con ellos…

– Sí, pero como te comentaba, el proceso de producción del primer disco fue bastante atípico, así que esta vez teníamos la sensación de realmente estar grabando un disco por primera vez. Y eso queríamos compartirlo con César y May, (ingeniero y productor). Había que cerrar el círculo.

– Al haber grabado prácticamente en directo el disco tiene un aire como muy espontáneo, casi se os puede sentir tocando al lado, ¿era eso lo que buscábais?

– Me alegro que lo notes. Fue algo totalmente intencionado. Grabamos en semi-directo para intentar captar la energía de la banda como grupo. No tiene nada que ver tocar juntos que por separado. Se pierde algo, la energía, el momento, las vibraciones. De hecho, a la hora de elegir las tomas, casi nos fijábamos más en eso que en aspectos más técnicos. Podíamos permitirnos algún error leve, pero la toma tenía que tener fuerza y esa cosa intangible.

– ¿Cuáles crees que son las mayores diferencias entre este y vuestro debut? ¿Este disco recoge más fielmente vuestro sonido de directo?

– Creo que la mayor diferencia es la banda. Cada uno aporta su alma y su música y eso es intransferible. Así que si somos otros, el disco va a sonar inevitablemente diferente al anterior. Y así es como debe ser. Y esta nueva formación no sólo ha afectado por el hecho de ser otros miembros, sino por también por el hecho de que ya estaba formada antes de grabar y además llevábamos más de año tocando juntos. Esta vez pudimos ensayar y arreglar los temas juntos antes de grabarlos y luego compartir todo el proceso de grabación, aportando cada uno lo que quería. Respecto al anterior, en varios sentidos “Keep The Fight” es un disco menos mío y más de Indigos.

“Si nos parecemos un
poquito a Blind Melon
ya tenemos algo que
celebrar”

– Hay un nombre que me viene a la cabeza durante ciertos momentos del disco, y es el de Blind Melon y sobre todo su primer disco. No es que vuestras canciones me recuerden a las suyas, pero sí que encuentro ciertos paralelismos en el sonido, que en algunos momentos parece despreocupado y casi hasta candoroso. ¿Os gustan Blind Melon o esa conexión es casual?

– Blind Melon me encanta. No te niego que pueda haber algún parecido, pero no es intencionado. Seguramente, a nivel inconsciente puede ser una de esas bandas que uno lleva en la retina, como Nirvana, Harper, Pearl Jam, Black Crowes, Neil Young… Ahora que lo dices, puede que sí que haya algo de esa energía que tienen sus canciones, que te dan ganas de salir a comerte la vida, y esa especie de naturalidad en su sonido. En cualquier caso, si nos parecemos un poquito a ellos, ya tenemos algo que celebrar.

– A propósito, ¿cuáles dirías que son vuestras principales influencias?

– ¡Cómo os gusta esa pregunta a los periodistas! Podrían servir los nombres que te mencionaba antes, pero podríamos añadir cientos a la lista. En mayor a menor grado, todo lo que a uno le gusta le acaba impactando de algún modo y eso se acaba por reflejar de alguna manera más o menos sutil en lo que haces.

– Y ya que hablábamos de casualidades, la temática de las letras está bastante escorada hacia lo social y lo político, aunque sin ser ni de lejos un panfleto. ¿Surgió así de manera natural o teníais una idea de qué temas queríais tratar?

– Es cierto que, aunque también existe una cara más personal, hay una clara tendencia hacia los temas sociales y políticos. Pero no ha sido nada premeditado, simplemente era lo que en este momento necesitaba expresar y sacar de dentro. Para mí, escribir canciones no deja de ser una válvula de escape y este disco es un reflejo de mis experiencias durante los últimos años.

– Creo que ya habéis empezado a presentar el disco en directo, ¿cómo está funcionando en vivo?

De momento no hemos tenido muchas oportunidades, hemos presentado en Barcelona hace una par de semanas. Pero ha sido suficiente para darnos cuenta de que el directo tiene una cara mucho más enérgica que hasta ahora. Así que estamos acabando de perfilar algunos aspectos para acabar de asentar el directo. Pero funciona y estamos contentos. Lo más importante es que los temas suenan como queremos, hay química y buena energía. Ahora es cuestión de ir rodando. Próxima para el 12 de enero en la Sala Acme de Cerdanyola, por cierto.

“El caldo de cultivo de
todo está en las salas
pequeñas y medianas”

– ¿Y la crítica? ¿Está siendo benévola?

– Hasta el momento, sí.

– ¿Cuáles son por cierto vuestros planes más inmediatos?

– Queremos volver a Madrid y presentar el disco allí también. También tenemos en mente otras ciudades como Bilbao o Zaragoza y aquí, en Catalunya, estamos barajando Girona, Reus y Lleida. Esperamos hacer todo realidad, poco a poco. Para bandas como la nuestra, no es fácil.

– ¿Te gustaría añadir alguna cosa para nuestros lectores antes de terminar?

– Les diría que, si han llegado hasta aquí, gracias por leer toda la entrevista, gracias por su interés. Y les diría que hagan lo mismo con el disco, que le den la oportunidad de escucharlo hasta el final. Y que den todo su apoyo a las salas de conciertos. Los festivales están muy bien para ver grandes bandas y bandas que no suelen pasar por sus ciudades a menudo. Pero el caldo de cultivo de todo está en las salas pequeñas y medianas. Las bandas emergentes necesitan poder crecer en ese circuito. Si ese circuito muere, muy pronto no habrá bandas que descubrir y, finalmente, la música en directo morirá o únicamente podremos ver productos de grandes empresas que se puedan permitir saltarse todos los pasos a base de talonario.

– ¡Muchísimas gracias por tu tiempo!

– Gracias a vosotros por vuestro interés. Un abrazo y larga vida a la armada del rock and roll.

Comentarios

Comentarios