Hercules & Love Affair – Madrid (Sala But 15-11-17)

Orihuela existe

Cadenciosa y silentemente, la hilera se dejaba engullir por la garganta de la sala But. Descendiendo a sus entrañas subterráneas dispuesta a la fiesta hedonista que Hercules & Love Affair tenía dispuesta.

Nos recibía desde el mismo momento de la apertura de puertas, Cascales, que ofreció una sesión en la que manipulaba clásicos de las pistas de los ochenta y noventas, tamizados con bases house y electro, para el regocijo de los que ya desde el primer momento se dedicaban a mover el esqueleto sobre la pista. Cascales amenizaba la pausada pero constante entrada de espectadores al evento, portando una camiseta en la que se podía leer claramente el nombre de una ciudad alicantina. Tras una hora y cuarto de sesión, se despide del respetable para dar paso al cabeza de cartel.

En esta ocasión, Hercules & Love Affair nos tenían preparado su set electrónico,  hemos de decir que ciertamente nosotros esperábamos que la formación hubiera añadido algún componente “orgánico”, como en otras ocasiones ha sucedido, donde algún bajista, guitarrista y percusionista se unían a la banda.

Andy Butler se situaba detrás de una enorme mesa donde un arsenal de efectos, ordenadores, cables y diversos cachivaches eran manejados creando las bases, líneas melódicas y atmósferas representativas del imaginario de Hercules & Love Affair.

Al frente, dos de los colaboradores habituales de Butler en directo, encargándose de las labores vocales. Estamos hablando de Rouge Mary y Gustaph, que se repartían el protagonismo de los temas alternando temas en los que cada uno llevaba la batuta, y también creando momentos de mutua comunión donde alcanzaban una complicidad más que evidente.

Hercules & Love Affair  venían a presentar su más reciente trabajo discográfico, “Omnium”, que ha cosechado positivas críticas por parte de la prensa especializada, y también de una calurosa acogida por parte de sus seguidores. La sala But , con un confortable lleno, era un muestrario de tendencias estilísticas que nos ofrecian un panorama claro de donde está el principal nicho de la audiencia de Hercules & Love Affair, situada principalmente en la modernidad y la transgresión.

Muchas ganas de pasarlo bien, de bailar y de dejarse llevar hicieron que el entregado público disfrutara de la velada desde el primer minuto.

Tamizados por elongadas intros y devaneos atmosféricos, escuchamos temas como  “My House”, “Painted Eyes”, “Blind”, el muy celebrado “Controller”, “My Offence” o “”You Belong”, consiguiendo que en ningún momento decayera una fiesta que hizo que los asistentes salieran de la sala But con la sonrisa en los labios y la adrenalina corriendo por sus venas.

Butler lo consiguió de nuevo.

Comentarios

Comentarios