Shabazz Palaces – Madrid (El Sol 1-11-2017)

Shabazz Palaces y la duplicidad cósmica

Dentro del universo sonoro y metafísico de Shabazz Palaces, el espacio exterior tiene una absoluta y primordial relevancia. Entrelazados entre las proclamas de sus temas, entreverados entre su actitud y sus letras, se hallan los fundamentos de su discurso, en el cual, la vida mas allá de nuestro planeta, es un hecho.

Dentro de esta parafernalia cósmica que los de la capital del grunge nos muestran, el transfondo de una sociedad tan complejamente estúpida como la nuestra, hace que para esos hipotéticos visitantes sea difícil de entender cuál es el fin último, y también el cotidiano, de la raza humana.

Shabazz Palaces, utilizando esta analogía, aprovecha para poner el dedo en la llaga acerca de muchos comportamientos, actitudes, y sobre todo, formas de actuar del hombre y la sociedad en su conjunto, que nos hace ver una forma de vida trivial en la que los símbolos y el poder, ya sea a través de la política, las ideologías, el dinero o la fuerza, son lo único que parece importar, y lo único que mueve a la raza humana.

Como envoltorio a todo esto, Ishmael Butler y Tendai Maraire crean unas atmósferas por momentos grandilocuentes, eminentemente oscuras e inquietantes, aunque con momentos de luz, y ritmos afro, sutilmente integrados en el conjunto. Se podría decir que durante la escucha de sus composiciones podemos encontrar momentos de coldwave, de synthwave, de afrobeat, ecos de gangsta sin ser gangsta, por supuesto del primigénico hip hop, melodías por momentos pop, toneladas de psicodelia, todo ello rozando la gruesa línea que separa el hip hop del trap, y con una sobria pero resultona puesta en escena en directo.

Todo esto entra y sale de los temas, conformando un sonido ciertamente muy personal y único, que les sitúa dentro de las más frescas propuestas dentro de un género que se caracteriza por su endogámico enrroque en las posiciones del “…y yo más”, que hace que muchas de sus propuestas solamente se muevan en torno al gangsta más acérrimo y renieguen de las evoluciones del género.

El soplo de aire fresco que Shabbazz Palaces llevan aportando a la escena desde hace ya dos decadas es realmente algo de agradecer. En directo, podemos comprobar la maestría del duo a la hora de representar sus temas, de una manera eminentemente orgánica y manual.

Por supuesto hay una base pregrabada que da forma a cada una de las canciones, pero ellos construyen, tocando, sobre todo un sobresaliente Mararie, añadiendo pistas, modulando voces a base de efectos y octavaciones, e incorporando líneas de bajo e instrumentos que realmente nos presentan a Shabazz Palaces como un auténtico grupo y no como unas ratas de laboratorio.

Lo que pudimos ver en su corto, que se hizo aún más corto por lo excelente de su actuación, concierto, fue algo especial.

Forzados a cambiar de ubicación su sala, con todos los problemas que ello supone en un noviembre repleto de conciertos, tuvieron que acomodarse en una sesión “tempranera” en la sala El Sol. Por ello, y porque mas tarde habían de saltar a escena Tops, en otro concierto de SON Estrella Galicia, con lo cual su repertorio hubo de ajustarse a la hora justita que nos ofrecieron. Realmente esperamos verlos en unas condiciones de tiempo y lugar mejores la próxima vez que asistamos a uno de sus conciertos.

De todas maneras, congregaron a un buen puñado de seguidores, que llenaron, confortablemente, eso sí, la sala El Sol.

El público que arrastran Shabazz Palaces no es el habitual de la escena del rap y el hip-hop. La media de edad rebasa la treintena. Quizás la razón para ello sea la que hemos estado exponiendo más arriba, con esas temáticas y letras que van más allá del discurso habitual del género, dentro del cual son rara avis.

Entragados desde el primer momento, lograron conectar de inmediato con los allí presentes, que jaleaban a la banda e incluso reproducían algunas partes de las letras del grupo. Los momentos estelares fureron quizás cuando “An Echo From The Hosts That Profess Infinitum”, “Are you…  Can you…  Were you? (Felt)”, la aclamada “Shine A Light”, “Motion Sickness”, con gestos acerca del vil metal por parte de Maraire, la reconocible «When Cats Claw», y una transformada «Dawn in Luxor».

Así transcurrió un corto pero breve paso de Shabazz Palaces por la capital del reino, que, sinceramente, nos dejó con ganas de más. Habrá que estar atentos y no dejar pasar la siguiente oportunidad que tengamos para asistir a una de sus liturgias. Les conminamos a hacer lo propio.

[amazon_link asins=’B00FWF40HM,B004USRK74′ template=’ProductCarousel’ store=’rockandrollar-21′ marketplace=’ES’ link_id=’a29ddfa3-c00e-11e7-a527-a9bb61108a0c’]

Comentarios

Comentarios