Vandenberg’s Moonkings – ‘MK II’ (Mascot 2017)

En este álbum de sonido compacto la banda suena más "setentera" que "ochentera"

Casi cuatro años han pasado desde que debutaran los Moonkings, el último proyecto de Adrian Vandenberg. Se toma su tiempo el guitarrista holandés, ya que entre aquel primer disco y su anterior lanzamiento transcurrieron tres lustros largos. En cualquier caso, este próximo viernes 3 de noviembre de 2017 llega por fin a las tiendas su sucesor, este nuevo trabajo titulado simplemente «MK II».

Con el rodaje que da el tiempo -para su primer álbum la banda estaba prácticamente recién montada-, el cuarteto entró de nuevo en el estudio Wisseloord de Hilversun, con Vandenberg produciendo otra vez junto a Ronald Prent. El líder del combo comenta que aunque para su debut la banda cumplió con todas las expectativas, es ahora cuando realmente pueden demostrar todo lo que pueden dar de sí y capturar el sonido que el cuarteto tiene en directo.

Pero si una cosa diferencia este segundo disco con el inaugural es que la banda suena definitivamente más classic rock que hard rock 80’s. Continúa Vandenberg comentando que para esta obra se ha dejado llevar, olvidándose de esa máxima personal según la cual debía decir con su guitarra todo lo que necesitara en el menor tiempo posible. Menciona el holandés a Cream y Led Zeppelin específicamente. Y no es que se hayan lanzado los Moonkings aquí a crear canciones de largo minutaje (salvo la estupenda «The Fire» que sobrepasa los siete minutos, el resto de temas cuentan con una duración más asequible), pero sí que se nota un mayor acercamiento a los sonidos setenteros e incluso algún momento que recuerda, salvando las distancias, al gran Jimi Hendrix.

En conjunto podemos hablar de un álbum muy compacto, con canciones con aroma clásico y en el que no sobresale ningún tema por encima de otro, aunque eso tampoco quiere decir que uno no pueda escoger sus favoritos. En mi caso elegiría «Reputation», la mencionada «The Fire», la baladística «Walk Away», «Ready for the Taking», «Love Runs Out» o «Hard Way». Tal vez su debut me impactara más en su momento, pero «MK II» es un buen sucesor.

Comentarios

Comentarios