Schizophrenic Spacers: entrevistamos a Sergio Martos

Schizophrenic Spacers: entrevistamos a Sergio Martos
4.2 (83.53%) 34 votes

“La meta de la banda es no ser vulgar”

Nos estamos cansando de repetirlo: vivimos un momento muy dulce en cuanto a bandas de rock nacionales. Puede que eso no se traduzca en ventas millonarias, asistencias masivas a conciertos o interés de los medios generalistas, pero el rock se resiste a morir con uñas y dientes y gran parte de culpa la tienen los estupendos grupos “de aquí” que nos están acostumbrando mal durante los últimos tiempos. Y para que la fiesta no decaiga, Schizophrenic Spacers han llegado con “It Better Be Good”, un discazo doble que se ha convertido automáticamente en su mejor lanzamiento hasta el momento. Grabado en Cantabria en el plazo record de cinco días (¡estamos hablando de 22 canciones!), los Spacers han contado con el inefable Hendrik Röver para la producción. Sergio Martos nos habló de todo esto en la siguiente entrevista.

– Debo confesarte que todavía no he salido del todo de mi asombro… ¿cómo se os ocurrió sacar un disco doble con los tiempos que corren? ¿Tan seguros estábais de lo que os traíais entre manos? Porque el título puede interpretarse de otra manera…

– La norma en esta banda es que no hay norma. Así qué con esa premisa por delante, puede ocurrir cualquier cosa. No es algo que nos hayamos planteado ahora de la noche a la mañana, es algo que ya pasó por nuestra cabeza en la era de “Riot”. Pero entonces las condiciones no jugaban a nuestro favor. Recordemos que en “Riot” era yo el que tuve que tocar la batería. Estábamos casi deshechos, yo sin un duro a causa del escaso trabajo, y mirar más allá de la semana en la que vivíamos era una utopía. Ahora ha llegado y tampoco estaba planeado de este modo. Las canciones llegaron pos sí solas en cuestión de poco tiempo, así que nos dijimos que quizás ahora era el momento de hacerlo. El título es un resumen de muchas cosas: mejor que sea bueno. El disco es doble, mejor que sea bueno o vamos a aburrir al oyente. Ha habido muchos cambios personales, enfermedades, familiares que han fallecido… Sí, mejor que sea bueno o nos vamos al garete.

– También debo decirte, aunque supongo que ya te lo imaginarías por la reseña que hice, que me ha encantado “It Better Be Good”. No es un disco de esos que cale a una primera escucha, pero va creciendo poco a poco hasta que al final te ves atrapado. ¿Cómo ves tú este disco respecto a vuestra producción anterior?

– Creo que es el mejor por el hecho de que nunca un álbum de los Spacers sonó tan bien. Coincide también que es la primera vez que estoy orgulloso de todos los cortes; y eso, siendo 22, me parece un hecho más que notable. Bueno, respecto a las composiciones, ya tuve esa sensación en “Riot”. Esa fue la primera vez en que me dije “diez de diez”. Ahora, es evidente que en este la producción es mil veces mejor y Tete, el baterista, ha aportado una genialidad y una originalidad de la que yo hubiese carecido. Esa ha sido una decisión acertada: ir en busca de Tete.

– Por lo que sé, los últimos tiempos no habían sido un camino de rosas precisamente para los miembros de la banda. Igual que eso que dicen de que la necesidad agudiza el ingenio… ¿se compone mejor estando jodido?

– Debo decirte que no. Yo al menos no tuve ese proceso que nace del dolor. Cuando peor estuve anímicamente no tenía una sola idea que valiese la pena. Me frustraba porque no tenía una sola canción para mostrar al grupo y eso desencadenaba en más tiempo dentro del bache. Literalmente, nada de lo que escribí en esa etapa valía la pena. Fue ya en mi nueva vida cuando empecé a mirar atrás y salieron todas esas canciones. Supongo que con la estabilidad emocional en una línea adecuada funciono mejor, porque sin darme cuenta había compuesto todas estas canciones y alguna idea más que tuve que guardar para el hipotético y futuro álbum que queremos hacer en año y medio. Da la casualidad que por primera vez hay temas que no son solo de mi autoría. Alberto ha traído cosas muy buenas y espero que lo haga de nuevo en el futuro.

“No tengo ni idea
de por qué
seguimos vivos”

– Vuestro lanzamiento anterior había sido un directo, algo que en muchos grupos se suele acabar interpretando como el cierre de un capítulo. ¿Ha sido también para vosotros?

– En cierto modo sí. Ese era el aquél en ese momento y como comenté en las notas interiores del álbum, con Javi a la batería era perfecto para llevarlo a cabo. Estoy muy orgulloso de “Macumba”. De todos modos, ¿se abre y se cierra un capítulo para una banda
cuya estabilidad es tan volátil? Quiero decir, no tengo ni idea de por qué seguimos vivos, pero seguimos. ¿Tiene sentido? Quizás hay algo esperando al otro lado de la puerta. Quizás es que lo único que sabemos hacer bien. Quizás todo es una mentira y vivimos en ella.

– Y hablando de esto, ¿qué ha supuesto este álbum para vosotros? ¿Una terapia? ¿Una manera de reivindicaros y hacerle frente a la mierda cotidiana que nos rodea? ¿Un renacimiento?

– Ahhh, no tengo ni idea realmente. Cuando acabas un álbum, esperas un tiempo a ver
qué tal reacciona la gente. Luego ves que todo sigue igual y sigues adelante con la vida,
pensando en lo siguiente. La cotidianidad es rutilante y desesperante. Pero lo que más
odio en la vida es ser vulgar. Esa es la meta de la banda: no ser vulgar.

– Habéis trabajado con el cada vez más imprescindible Hendrik Röver, aunque así a primera vista yo diría que sus producciones normalmente suelen ir por terrenos más tirando hacia las raíces y el llamado americana. ¿Qué tal os habéis entendido con él y qué os ha aportado como productor?

– Nos hemos entendido al cien por cien. Aunque vengamos y estemos en diferentes sitios,
Hendrik tiene algo que comparto: disciplina, coraje y amor por la música. Vine a
Zaragoza a conocerle, pues los Deltonos actuaron en la ciudad con Kleejoss, y ya en ese
primer instante supe que iba a funcionar. Lo que Hendrik aporta es serenidad y esos
matices que redondean la obra; el horneo que encumbra el pastel.

“Cuando algo fluye con esa naturalidad,
la sensación de estar aquí
por un motivo es indescriptible”

– Me gustaría que nos contases un poco cómo fue el proceso de composición de las canciones: ¿fue un proceso largo o las canciones surgieron de manera fluida? ¿cómo las trabajasteis después en el local de ensayo?

– Como te comentaba antes, salió de manera fluida. Aparecían melodías en mi cabeza y
luego en el local montaba la música y el resultado se lo mostraba a Alberto y Manolo.
El proceso de creación es una de las cosas más bellas y puras que pueden hallarse en el
campo artístico. Cuando algo fluye con esa naturalidad, la aceptación de uno mismo es
mayor si cabe. La sensación de estar aquí por un motivo es indescriptible. Y no hablo de
la repercusión que tendrá la obra, sino del sentir del individuo.

– Y una vez llegados a Cantabria, ¿cómo afrontasteis la grabación? ¿Os pusisteis algún tipo de presión?

– Bueno, 22 temas en menos de cinco días es una presión grande de por sí (risas).
Hendrik alucinaba, en plan “¿En serio queréis grabar todo esto en tan poco tiempo?”. Al
final las cosas salieron como fueron planeadas y solo pensamos en volver a Cantabria.

“Cuando una canción no funciona en vivo
pasamos página, pero la mayoría
de “It Better Be Good” funciona”

– Creo que el álbum está siendo muy bien recibido en general, ¿cómo van los conciertos? ¿Habéis empezado ya a presentarlo en directo?

– A la espera de tener más fechas concertadas para 2018, hemos presentado el álbum en
Viladecans y el 31 de octubre lo haremos en Barcelona. Los temas suenan mejor en vivo que en estudio porque nos da la oportunidad de cambiar cosas aquí y allá y de eso trata esta banda. Cuando una canción no funciona en vivo la enterramos y pasamos página. Pero
parece que la mayoría de “It Better Be Good” funciona, y esa es una buena señal.

– ¿Cuáles son vuestros próximos compromisos en directo por cierto? ¿Va a haber
una gira amplia?

– Todo está en el aire, como la BBC (risas). Espero que 2018 sea prolífico en cuanto a
directo.

– Antes de acabar creo que esta parte ya te la conoces: ¿quieres decir algo especial para nuestros lectores?

– Sí. Apoyen a sus bandas en blogs, radios, medios especializados y asistiendo a verles en
vivo. Hay muchísimas bandas hoy día que merecen el reconocimiento y el apoyo de los fans. Nunca es demasiado tarde si la dicha es buena. Todavía estamos aquí. Todavía respiramos. Seguimos.

Comentarios

Comentarios