Blood Incantation + Spectral Voice – Madrid (Wurlitzer Ballroom 15-10-2017)

Oscuridad completa en la wurlitzer ballroom

Que el death metal a día de hoy es un género minoritario no supone descubrir la pólvora. Por eso nos sorprendió gratamente que el pasado domingo, un dia a priori que hacía aún más cuesta arriba asistir a un concierto, y con una marea de numerosas propuestas alternativas en el foro, un buen grupo de seguidores se congregaran en la Wurlitzer Ballroom para ver a un combo de bandas que navegan por las aguas del estilo.

Los culpables de todo esto habían sido Spectral Voice y Blood Incantation, que desde los estados juntos de América se han venido a presentar su propuesta musical a la vieja Europa, por la que andan dando vueltas desde hace un tiempo, después de haber hecho lo propio en las antípodas. Suponemos que compartir gran parte de la formación entre las dos bandas, donde únicamente cambia el batería, hará más facil la infraestructura necesaria para ello.

Con esa media entrada en la sala, subieron al escenario Spectral Voice. Su death metal de  corte clásico con un sesgo marcado hacia el doom, hizo mover las cabezas a los allí presentes durante todo su set. Pasajes pesados, desarrollos que por momentos se ralentizaban hasta el borde del colapso, densidad y atmósferas opresivas era los que nos mostraban sobre las tablas mientras su batería se desgañitaba provocando unos guturales aún más oscuros que sus riffs. Curiosamente se pasaron desde el tercer tema diciendo que les quedaban dos, aunque a nosotros nos pareció que al menos cuatro o cinco más sonaron desde el anuncio. Así, entre movimientos de cuello y melenas al viento y una buscada semipenumbra, fueron desarrollando sus riffs y bases para el deleite de los allí congregados, que parecían disfrutar de lo lindo de lo que se les ofrecía sobre las tablas, hasta que dieron por terminado su espectáculo.

Unos pocos cambos sobre el escenario de la Wurlitzer. Recordemos que básicamente las bandas estan integradas por los mismos miembros, cambios de camisetas, en las que lucían ininteligibles coronas de espinas bajo las que se ocultan nombres de bandas del género, para marcar algo de diferencia entre ambas y el tránsito hacia el siguiente concierto estaba terminado.

Y ya teníamos a Blood Incantation sobre las tablas. A las voces esta vez se hallaba Paul Riedl, que nos explicaba hablando a velocidad de vértigo de lo que versaban algunos de los temas, eminenteme acerca de la inmensidad del universo, las angustias vitales del hombre y las relaciones humanas, que no siempre quedan bien paradas en el imaginario de Blood Incantation. Presentaron principalmente temas de su más reciente trabajo discográfico, “Starspawn”, desarrollando su death metal con tintes doom pero con desarrollos muy técnicos que les podrían acercar por momentos a una visión progresiva de los cánones del género, con un cierto regusto psicodélico en todas sus composiciones.

Así, entre una muralla sónica en la que sin embargo podíamos distinguir los numerosos matices que los de Colorado introducen en sus temas, fueron desgranando las canciones que componían el concierto, también contándonos que tenían un par de temas más. Y al filo de las doce en punto, como si quisieran efectuar algún tipo de conjuro, dieron por terminada su actuación.

Nos quedamos gratamente impresionados por Blood Incantation, sobre todo con ese matiz que introducen en un género tan hierático en cuanto a sus premisas como lo es el death metal. A buen seguro que su aportación a la evolución del mismo no hará más que crecer en importancia en el futuro.

Comentarios

Comentarios