Estirpe – Madrid (Joy Eslava 7-10-2017)

Círculo completo para Estirpe

Estirpe – Madrid (Joy Eslava 7-10-2017)
4 (80%) 32 votes

No es buena noticia que una banda acabe sucumbiendo ante los elementos, cualesquiera que sea su nombre, y decida dar por terminada su trayectoria. La salud de la música es delicada y estas noticias no hacen sino tambalear los cimientos de algo que es mucho más que notas y melodías para una gran parte de la raza humana.

Por eso cuando Estirpe anunciaba que la cita en directo que tendría lugar a cabo en la sala   Joy Eslava de la capital del reino, pondría punto y, según ellos, final a su andadura musical, nos sentimos ciertamente doloridos. Día tras día, los músicos se enfrentan a multitud de obstáculos que tienen que salvar como buenamente pueden, en muchas ocasiones a trompicones, y que van minando su resistencia poco a poco. Algún día hablaremos largo y tendido de ello, y también haremos un epígrafe acerca de la prensa musical, que sufre en gran medida parecidos encontronazos con la realidad más puñetera.

Aún así, los de Medina Azahara se armaron de valor para ofrecer un concierto intenso y épico el sábado en el foro. Liberados, según ellos, de la presión de una gira o la presentación de un álbum, dieron un extenso repaso a los temas más representativos de su carrera, ante una Joy que presentaba un lleno confortable. Quién sabe si esta afluencia de público en mas ocasiones no hubiera evitado el salto al vacío de los cordobeses.

Después de una breve presentación y una intro a modo de video con unas escenas del discurso de “El Dictador”, de Chaplin, entre las que se fundía la música y letras del cuarteto, con su tema “La Humanidad”, comienzan su set. Energía y entrega desde el primer momento fue lo que Miguel Ángel Mart y los suyos mostraron. Una entrega que siguió sin descanso hasta el final del concierto entre múltiples agradecimientos y anécdotas que Miguel Ángel desgranaba entre tema y tema ante el beneplácito de la afición.

Abrieron, después de la videointro, con “En el nombre de quién”, con el que comenzó una cascada de temas y emociones que hicieron que la comunión entre banda y público fuera perfecta ya desde el inicio. A partir de ahí, con la banda entregada, como si quisieran dejar una impronta imborrable en los allí presentes, se alcanzaron momentos estelares como en “Volverás”, “Magnético” o “Vértigo”, certificando que la banda iba a más según avanzaba el concierto.

Dave Lerman al saxofón y Javier Ramos a los teclados aportaron su granito de arena a que el sonido del cuarteto llegara a unas excelentes cotas a lo largo de la noche, que cerraron de una manera efervescente con “El color de mi voz”. Un broche de oro a una noche para el recuerdo, en el que desafortunadamente los cordobeses dicen adiós, al menos de momento, a su andadura como banda, cerrando el circulo que comenzaron el pasado siglo.

Comentarios

Comentarios