Wilko Johnson Band – Londres (Royal Albert Hall 26-09-2017)

No estaba muerto, estaba de parranda

Wilko Johnson Band – Londres (Royal Albert Hall 26-09-2017)
4.8 (95.33%) 30 votes

Wilko Johnson está en un estado de forma excelente, tanto física como anímicamente -al parecer, por su permanente sonrisa- tras su casi muerte y gloriosa resurrección. Se presentaba en el escenario del Royal Albert Hall en un acto casi de justicia poética: el pub rock, ese género típicamente británico que en los 70 se desarrolló en el nutrido circuito de pubs de Londres, asciende por una noche al, probablemente, mejor recinto del mundo para la música en vivo, el londinense -y rebosante esa noche- Royal Albert Hall.

No venía solo, abrieron la velada los jovencitos punk rockers de Eight Round Rapid con un breve pero enérgico muestrario de sus muchas influencias y de sus pocos aciertos. Tras ellos, el francés Benjamin Tehoval, the One Man Blues Band, compañero de fatigas de Wilko Johnson los últimos 30 años, en los cuales ha abierto para el ex Feelgood en multitud de ocasiones con su show, donde toca bombo, charles, bajos de pie y guitarra eléctrica mientras canta y toca la armónica con pasmosa seguridad. Entrañable, como siempre.

Mención aparte para el Dr. John Cooper Clarke; ¡¡El poeta del punk!! Un performer contemporaneo a toda la new wave que ha declamado sus poemas con un brutal acento manchesterino desde finales de los 70 y ha grabado discos con gente como Pete Shelley o Paul Burguess. Durante mas de media hora tuvo al respetable muerto de la risa con sus ripios. Todo un personaje con botines blancos.

Y llegó el momento, sin sintonía, sin mas preámbulos, Wilko Johnson con su imprescindible telecaster negra, y flanqueado por sus habituales secuaces, el soberbio bajista Norman Watt-Roy y el baterista Dylan Howe, arrancó con dos números de clásico R&B británico, «All Right»y «If You Want Me, You’ve Got Me» que calentaron -¡y de que manera!- el ambiente, para después atacar con «Dr Dupree», el semi-skatalítico semi-hit de su banda post Feelgood, los Solid Senders. Hablando de Dr. Feelgood.. ¡A por ellos! De tacada, tres superéxitos encadenados, «Going Back Home», «Roxette» y «Sneakin’ Suspicion». Wilko sigue ametrallando al público, sigue haciendo su moonwalk lateral, sigue recorriendo las diagonales del escenario, su público lo sabe y le jalea.

La cosa sigue por previsibles derroteros -un show de Wilko Johnson no suele tener demasiadas sorpresas- y el R&B sigue fluyendo; Norman Watt-Roy, que también fue bajista de los Blockheads de Ian Dury, retuerce su bajo para sacar sonidos imposibles en «When I’m Gone» y Wilko Johnson sigue desgranando ese sonido único de guitarra rítmica y solista a la vez que marcó una época. Y, ¡alehop! se vuelve a Dr. Feelgood con «Paradise», ¡Toma ya! «Everybody’s Carryng a Gun» enfila hacia la recta final, que se acelera cuando con «Back in the Night» ya no queda ni un solo espectador de pie, y la puntilla parece llegar con un gozoso «She Does it Right»… Pero no, sin mediar palabra, y con el Dr. John Cooper Clarke a la guitarra, el ya cuarteto se despide tocando por Chuck Berry «Bye, Bye Johhny». Y, como siempre en los shows de Wilko Johnson, el final con otro clásico de Berry, «Route 66».

No es Wilko Johnson un artista conocido pero sí reconocido. Me explico: Su aportación como guitarrista y compositor de los primeros Dr. Feelgood es una demostrada – y contrastadísima- influencia para el punk británico del 77, que tomaron de los Feelgood (y de otras bandas del celebrado pub rock como Eddy and the Hot Rods o The Inmates) la vieja fórmula de los tres acordes y los ritmos acelerados; no hablaremos de ritmos anfetamínicos en esta ocasión; ¿Alguno de los presentes ha tomado anfetaminas en las últimas décadas?

Comentarios

Comentarios