Ghost Number & His Tipsy Gypsies: entrevista

Ghost Number & His Tipsy Gypsies: entrevista
3.8 (76.77%) 31 votes

“La nuestra es una música fácil de escuchar y que todos tenemos un poco en el subconsciente”

Conocíamos en esta web parte del trabajo previo de Ghost Number con ese proyecto previo bajo la denominación de 413 (reseñamos por aquí en su momento “Reschith” y “Path to Hocma”). Estilísticamente muy alejados, parece que ambos proyectos tienen más en común de lo que a primera vista pudiera parecer. Eso es lo que nos cuenta el cerebro detrás de estas canciones, cuyo debut discográfico “From Dawn to Dust” nos transporta bastantes décadas atrás a través de doce cortes en los que el banjo, la trompeta, el violin o el contrabajo son los protagonistas.

– Antes de entrar en materia, ¿podrías contarnos un poco cómo surgió Ghost Number? Tu música previa no tiene demasiado que ver con los Tipsy Gypsies…

– En realidad lo de “mi música previa” puede ser un poco engañoso. A lo largo de mi vida he grabado música muy MUY dispar y publicado un porcentaje ínfimo… aunque he de decir que, en el caso al que te refieres, teóricamente (no estilísticamente) sí que tiene mucho que ver con Ghost Number. En cualquier caso, respondiendo directamente a tu pregunta, hacia 2009/2010 aproximadamente estaba terminando de dar forma a (ese) otro proyecto y antes de terminarlo me puse a darle forma a Ghost Number (empezar a buscar gente, etc). Siempre he tendido hacia música hecha lo más cruda posible, además de ser “este tipo de música” lo que más consumía. Así que era una dirección que fui tomando de forma bastante natural.

– Por cierto, ¿de dónde sale el nombre de la banda?

– Tiene que ver un poco con la historia de la que hablan la mayoría de las canciones y de la que de momento hay desvelado más bien poquito.

– No es fácil ubicaros dentro de una escena concreta porque por aquí no abundan muchos grupos como el vuestro. ¿Qué bandas hay por ahí con las que os sintáis cómodos tocando o con las que os sintáis cercanas aunque sea un poco en espíritu?

– Vaya, gracias. Eso me parece un bonito halago. La verdad, nunca nos hemos sentido incómodos con nadie con el que hayamos compartido escenario (más bien, todo lo contrario, hemos estado súper a gustico con todos) así que debería de decir que con todos. Pero de esto que nos pongamos a charlar de música que nos guste y coincidamos y/o que colinden por nuestros lares musicales y nos molen por aquí “cerca” hemos compartido escenario con gente maravillosa: Dr. Maha’s Miracle Tonic, Casa das Feras, Moonshine Wagon, Dead Bronco, Travelin’ Brothers, Ilustres Patilludos… Y aunque (todavía) no hayamos compartido escenario, hay mucha cosa interesante: Los Limboos, Aurora & The Betrayers… Y más “de por allí” la verdad es que toda la gente también ha sido encantadora. Quizás podríamos destacar a C.W. Stoneking y John Paul Keith que por “a” o por “b” recuerdo esas noches como algo muy guay. Pero vaya, podría ampliarte la lista un buen cacho fácil fácil.

– Yo veo influencias de gente como Tom Waits en vuestra música, pero es obvio que tiene que haber más. ¿Qué grupos os inspiran?

– Con Tom Waits aciertas, pero me temo que en este caso también la lista podría ser eterna. Calypso “pre 50s” (Attila the Hun, Lord Caresser, The Tiger, King Radio, The Lion, Wilmoth Houdini…), swing primigenio (Tiny Parham, Henry “Red” Allen, Jelly Roll Morton, Cab Calloway…), western swing (Spade Cooley, Bob Wills, Milton Brown…), por supuesto los sempiternos Hank Williams, Johnny Cash, Tom Waits, Django Reinhardt… Más actual pues C.W. Stoneking, The Dirt Daubers (o en general la figura de J.D. Wilkes), Pokey LaFarge, Two Man Gentlemen Band, Petrojvic Blasting Company… Y luego habría una infinita cantidad de temas sueltos de artistas más o menos conocidos que influencian igual que la carrera entera de cualquier otro. Ya te digo, ¡interminable! (risas).

– Háblanos un poco de “From Dawn to Dust”. Intuyo por los agradecimientos que la grabación no fue del todo fácil. ¿Es así? ¿Qué nos puedes contar de ello?

– Pues efectivamente, y a pesar de que llevo grabando media vida, fue una grabación muy muy dura. Como tengo cacharrería de grabación medio decente, decidimos grabarlo en nuestro local de ensayo por aquello de la comodidad, grabar sin la presión del tiempo, etc. Huelga decir, que nuestro local de ensayo era una habitación en el almacén de un bar que nos dejaron unos buenos amigos. A partir de ahí, es fácil de imaginar. No sé en qué momento decidimos hacerlo así. Aún y todo, ese motivo fue un pequeño porcentaje. Todo lo que se podía torcer y lo que no, se torcía. La guitarra la tuvimos que llevar al luthier tres o cuatro veces. Se nos fastidió un previo de micrófono y tres micrófonos sin mucha razón aparente. Descubrimos que cuando hacía frío no podíamos grabar, porque pasaba por allí una tubería (creemos que de calefacción) que hacía un ruido bastante… interesante… Mientras tanto, la mayoría de los miembros originales de la banda iban dejando el grupo poco a poco hasta quedarse únicamente el trompetista (Jon Ander Burgos). Así que publiqué el disco, y me puse buscar a destajo tooodos los músicos que necesitaba para poder presentarlo (contrabajo, violín, batería, guitarra, coristas…) y que no “se nos pasara el arroz”. En fin… Difícil.

– ¿Has quedado contento con cómo ha quedado el disco? ¿Cambiarías algo?

– Sin duda, al final el resultado ha merecido la pena. Y ya que lo preguntas, e incluso habiendo dejado ya algunas canciones fuera, quizás metería una o dos canciones menos, nada más.

– ¿Y cómo está siendo recibido? ¿La gente en general entiende vuestra música?

– Toco madera, pero realmente bien. Tanto la crítica como la gente parece haberlo recibido con entusiasmo. Al final supongo que porque es música fácil de escuchar y que todos tenemos un poco en el subconsciente.

– Creo que lo habéis autoeditado, ¿verdad? Imagino que es más trabajo, ¿merece la pena?

– Así es. Y sí, la merece y mucho. Hoy en día un músico tampoco tiene muchas salidas a las que atenerse así que, si no lo haces por puro placer, ¿por qué si no?

– ¿Dónde puede conseguirlo la gente que esté interesada?

– A nivel estatal en un montón de tiendas, grandes superficies tipo Fnac, por internet en nuestro Bandcamp, Spotify, iTunes… pero sobre todo, en nuestros conciertos.

– Yo todavía nos os he visto nunca en directo y me imagino que muchos de nuestros lectores tampoco. ¿Nos podrías dar unas pinceladas de cómo son vuestros directos?

– Dentro de lo ya raro que es de por sí describir algo que uno mismo hace y sin caer tampoco en el clásico “ven a comprobarlo por ti mismo” lo intentaré: supongo que es un directo bastante completo. Hay canciones muy directas, rápidas, medios tiempos más bailables, canciones muy lentas, pesadas, oscuras, otras más para corear… bueno, qué voy a decir yo que soy el padre de la criatura. Lo mejor es que vengas a comprobarlo por ti mismo (risas).

– Y ya que hablamos de vuestro directo, ¿nos podrías contar cuáles son vuestros próximos conciertos?

– Pues este viernes 22 hemos tocado en el festival Atlantikaldia en Rentería. Un concierto conjunto con el grupo The Shougashack (o sea, ellas tocando algunos temas nuestros con nosotros y nosotros algunos temas suyos con ellas). Luego vamos a los conciertos de Radio 3 en Madrid. Zaragoza en el Rock & Blues café el día 29. Al día siguiente en el Irún Rock Fest. Descansamos en octubre. En noviembre en el Convent Garden de Donosti el 4 y en el festi de jazz de Elorrio el 12.

– Casi hemos acabado, ¿quieres añadir algo especial para nuestros lectores?

– Muchísimas gracias a todos y todas los lectores y lectoras de Rock and Roll Army (sobre todo a los y las que han llegado hasta aquí) y sobre todo, muchísimas gracias por interesarse por nuestra música. Os animamos a que nos deis una escucha y os esperamos el día 29 en el concierto del Rock and Blues Café en Zaragoza o en el concierto que mejor os pille. Haremos todo lo posible por que pasemos una bonita velada juntos.

Comentarios

Comentarios