Imperial State Electric – Zaragoza (Las Armas 9-9-2017)

Entretenida noche de rock and roll para un sábado

Dicen que a la tercera va la vencida. Y este dicho podría ser perfectamente aplicable a las visitas de Imperial State Electric a Zaragoza, que en este tercer concierto en la capital aragonesa por fin ha logrado una entrada a la altura del nombre de Nicke Andersson. Y no es que en las dos anteriores la respuesta fuera floja en exceso, pero desde luego se quedaba lejos de lo que uno espera para el hombre que creó The Hellacopters.

Dicen también que las comparaciones son odiosas y este caso es un claro ejemplo. Pero mucho me temo que también son inevitables y, sin entrar en consideraciones sobre la calidad musical, es evidente que Imperial State Electric están hoy por hoy a años luz del reconocimiento popular que sí tuvo la anterior banda de Nicke.

En cualquier caso y a pesar de que personalmente no conecto demasiado con sus discos (realmente solo me gusta de principio a fin su debut; del resto solo disfruto con algunos temas sueltos), ver a ISE en directo siempre es sinónimo de una buena ración de rock and roll y de una hora y media de puro entretenimiento. Que la cita además cayera en sábado, la noche para el desparrame rockero por antonomasia, la hacía si cabe todavía más apetecible. El concierto formaba parte del primer Tattoo & Music Weekend, evento que ha hermanado durante este pasado fin de semana la música y el mundo de la tinta corporal con el estudio Urban Hell como protagonista.

Pasadas las 22:15 de la noche tomaban el escenario los músicos, lugar que ocuparían durante aproximadamente hora y 35 minutos en los que sonarían, además de tonadas extraidas de todos sus lanzamientos, homenajes a Black Sabbath, Creedence Clearwater Revival, Steppenwolf o Dead Boys. En este su último concierto de esta gira española ISE saldrían a piñón fijo, encadenando canciones una detrás de otra casi sin pausa y dirigiéndose al público en castellano en algún momento, algo que siempre ayuda de cara a ponerte el respetable de tu parte. Porque hay que reconocerlo, entrega no les falta al cuarteto que completan además de Nicke el simpático Dolf de Borst, el guitarrista Tobias Egge y el batería Tomas Eriksson. Todos disfrutan además de sus momentos de protagonismo durante el show, por si a alguien le quedaba la duda de que estamos hablando de una verdadera banda.

El caso es que siempre tenemos que poner algún “pero”, como la elección del repertorio (ojalá le dieran más cancha a su primera obra) o que el recuerdo que tenemos de su anterior visita a la ciudad fuera un handicap importante para valorar en su justa medida esta nueva descarga. ¿Veredicto? Una noche entretenida de rock and roll, que no es poco.

Comentarios

Comentarios