La canción del día: «My Baby Is a Headfuck» de The Wildhearts

Pocas bandas habrá con tantos boletos para que les tocase la lotería del éxito masivo que se quedasen en casi nada. Porque a pesar de ser una pequeña institución en el Reino Unido, The Wildhearts no pasan de grupo de culto en otras partes del globo. Puede que algo tenga que ver que en sus comeinzos fueran una banda bastante salvaje y con poco respeto casi por nada -lo que no les generó simpatías precisamente dentro de la inudstria-, o quizás por la manía de Ginger de joder sus letras, los títulos de las canciones e incluso intentarlo con los de discos («P.H.U.Q» es el ejemplo) con palabras malsonantes.

Este es precisamente el caso de «My Baby Is A Headfuck», una canción que el grupo incluyó en su debut, «Earth vs The Wildhearts». La canción aparte de ser célebre por tratarse de la última grabación en la que participó Mick Ronson antes de fallecer, es uno de los mejores ejemplos del tipo de composiciones a las que nos habituaría Ginger. De hecho, «Earth Vs The Wildhearts» casi podría pasar todavía hoy, casi un cuarto de siglo después de su publicación, por el mejor álbum de la banda. En cualquier caso, si queréis más información sobre el tema, podéis echar un vistazo a este interesantísimo artículo (en inglés) donde Ginger y CJ hablan de la historia de la canción.

Comentarios

Comentarios