¿Qué ocurrirá cuando la última sala de conciertos cierre?

¿Tendrán que dedicarse las bandas del futuro a la aséptica emisión por streaming?

Tethra reflexionan sobre el oscuro futuro que le toca afrontar a la música en directo y a las salas que la acogen
4/5 - (31 votos)

Entre los cientos de correos promocionales que recibo a diario, ayer hubo uno que me llamó especialmente la atención. Y no porque sea fan del grupo protagonista (debo reconocer que ni siquiera me sonaba su nombre) ni porque descubriera de repente en su música a la banda que llevaba esperando toda mi vida. Lo que me ha empujado a escribir este editorial es una reflexión que la banda planteaba y que no es tan descabellada como suena -a mí al menos no me lo parece-: ¿qué ocurrirá cuando la última sala de conciertos cierre sus puertas?

Según el comunicado de los italianos Tethra, la banda a la que aludía en el primer párrafo, «en los últimos años muchas salas pequeñas y medianas dedicadas al metal han cerrado o cambiado de género por la baja asistencia a los conciertos. Es un fenómeno global que, si no ocurre un cambio radical, obligará a todos los empleados de la industria [musical] a tomar decisiones drásticas«. Lo que este grupo de doom/death melancólico pretende con esto es hacer a la gente reflexionar.

Y sí, podría parecer una exageración si no fuera porque parece de verdad que la gente está cada vez menos interesada en la música en vivo. Echémosle la culpa al IVA, al «todo gratis» de internet y su nociva influencia entre las nuevas generaciones de «melómanos», a la saturación de eventos o a los vaivenes de las modas. Al final a mí todo esto me parece irrelevante y me quedo con los resultados: conciertos con pobre o prácticamente nula asistencia (cuatro personas estuvimos recientemente en un concierto de una banda norteamericana), pequeñas promotoras que subsisten a duras penas o que directamente desaparecen (recientemente también recibí un correo de una de estas pequeñas empresas anunciando su cese de actividades este año 2017), salas que cierran (una en mi ciudad no hace demasiado) y giras que no llegan.

Volviendo a Tethra, la banda se ha situado en el «escenario catastrófico», preguntándose si los nuevos grupos nunca podrán tocar o se dedicarán a hacerlo a través de «asépticos streaming en directo» desde su local de ensayo o auditorios improvisados. Y para poner en práctica todo esto, ofrecerá un concierto en streaming desde una sala vacía el próximo jueves 8 de junio a partir de las 22:00 horas. Este concierto, para los interesados, podrá seguirse desde la página en Facebook del grupo: www.facebook.com/TethraHell

Tal vez Tethra -y yo por la parte que me toca- sean demasiado agoreros, pero han puesto sobre la mesa una preocupación que lleva rondando sobre el mundillo ya un tiempo. Y aunque los italianos se refieren al mundo del metal, creo que la situación es extensible en mayor o menor medida al rock en general y otros géneros afines. Ya lo dijeron los Dictators: «My generation is not the salvation. So who will save rock and roll?». Reflexionad sobre ello.

Comentarios

Comentarios