Yo vi a Chris Cornell

Junto a Soundgarden, Chris Cornell escribió algunas de las páginas más gloriosas de la música rock de los 90

“Chris Cornell tengo que decir que es un tramposo. El ex de Soundgarden y Audioslave consiguió convencer a bastante público haciendo trampas, esto es recurriendo reiteradamente a su glorioso pasado, quizás porque hasta él mismo se ha dado cuenta de que “Scream” es un material tan indigno y flojito que no sirve ni para rellenar un set list en condiciones”.

2009 fue un buen año a nivel musical para el que esto suscribe: en un viaje a USA puede ver a Little Richard en una sala, viví una aventura que tal vez os cuente otro día por ver en el culo del mundo -esto es, Nueva Jersey- a Street Sweeper Social Club, la banda de Tom Morello por aquel entonces, junto a Nine Inch Nails y Jane’s Addiction en su gira de reunión, vi el lugar donde se celebró el festival de Woodstock original y fui confundido con un miembro de algún grupo en varias ocasiones. Poco tiempo después volvería a ver a Nine Inch Nails en Madrid y repetiría también con Jane’s Addiction en el Bilbao BBK Live.

Fueron precisamente Perry Farrell y compañía los que me dieron la excusa para ver a Chris Cornell en solitario (actuaba en el mismo festival). Como por desgracia no pude ver a Soundgarden en sus días de gloria la cosa a priori podría resultar atractiva, pero las expectativas por el Cornell de 2009 presentando “Scream” no eran nada halagüeñas. Mi recuerdo del momento es bastante agridulce. Si bien tenía ganas de ver a uno de esos músicos que veneraba, no fue una experiencia de esas que te marcan. Por una parte por el público, que parecía disfrutar más de la mediocridad de los temas de Audioslave que de los de Soundgarden, y por el otro por el propio Chris, cuya garganta era obvio que ya no estaba en las condiciones de cuando firmó “Badmotorfinger”. De ahí esas palabras que encabezan este texto, extraídas de la reseña que hice en su momento.

Por aquel entonces ya se habían disparado los rumores de la reunión de Soundgarden, algo que acabaría confirmándose con el año nuevo de 2010. Yo por mi parte lograría sacarme una de esas espinitas musicales enquistadas cuando la banda participó en el año 2012 en el Sonisphere de Getafe.

De aquel concierto de Soundgarden guardo un mejor recuerdo. A pesar de un sonido pobre, la banda ofreció un buen concierto con un set list bastante equilibrado, incluso teniendo en cuenta la inclusión de “Live to Rise”, el tema principal de la película de “The Avengers”. Sin embargo, los días siguientes la opinión popular dictó sentencia en internet, acusando a la banda de ser demasiado estática y no sé cuántas tonterías más. Muy bien, eso no empañará mi recuerdo del concierto y lo que disfruté allí.

Ahora que Chris Cornell se nos ha ido, miro hacia atrás con nostalgia pero agradecido de al menos poder contaros estas pequeñas vivencias personales. No cabe duda de que fue uno de los mejores vocalistas y letristas de su generación, pero es que además junto a Soundgarden escribió algunas de las páginas más gloriosas de la música rock de los 90. Para mí su legado estará siempre por encima del de Nirvana, aunque en un teórico podium del “grunge” Soundgarden seguramente ocuparían un tercer lugar tras la banda de Kurt Cobain y de Pearl Jam. Ya se está hablando de suicidio, pero ese detalle me parece que no tiene ninguna relevancia a estas alturas.

Me resulta difícil expresar lo que la música de este hombre ha significado en mi vida, acompañándome en buenos y en malos momentos, obsesionándome a veces con determinado disco o canción. No siento su muerte como la de un ser cercano, eso sería una completa chaladura, pero sí tengo la impresión de que se me ha arrancado parte de mi juventud. Como si la poca inocencia que me quedase se hubiera esfumado de repente. Y asumo que nada de esto es realmente así, pero como mínimo creo que indica hasta qué punto he amado la música de Soundgarden y lo mucho que me ayudó en un momento dado a superar alguna mala temporada.

Os dejo con un tema por el que siento una especial predilección, “Pretty Noose”, y espero que esto sirva de humilde homenaje. Chris, allá donde estés, espero que hayas montado una buena jam con Layne y Andrew.

Comentarios

Comentarios