Toundra + Willis Drummond – Madrid (La Riviera -Sound Isidro- 13-5-17)

El décimo aniversario de los abanderados del post rock patrio

En un país donde no se le da mucho crédito a la persistencia ni a la perseverancia, alcanzar una década de existencia dentro del universo musical es desde luego un mérito doble.

Si encima esa trayectoria ha sido forjada desde el underground más alternativo, siempre basada en el boca a boca en lugar de la mercadotécnia, todavía deberemos añadir más puntos a los responsables.

Y los responsables no son otros que Toundra, para muchos ese grupo raro que hace música instrumental, y que como les comentabamos hace poco en la reseña del concierto al que hoy acudimos, están comenzando a preparar su quinto álbum de estudio, que tras haber llegado a un acuerdo con Superball/Century Media, con quienes editaron ya “IV”, tendrá distribución global con mas ahínco.

De todas maneras, si tuviera que haber hecho alguna predicción para la respuesta de público del evento de hoy, ésta, a priori,  no sería muy halagüeña. Varias citas en el foro y alrededores, algunas de ellas gratuitas por estar la capital del reino inmersa en las fiestas de San Isidro, podían hacer mella al público afín a la propuesta de Toundra. A pesar de ello, fueron capaces de rozar los tres cuartos de entrada en La Riviera, lo cual es más que meritorio.

Willis Drummond, que se encargaron del precalentamiento para Macón y los suyos, no lo tuviéron tan fácil. El público apuró bastante su entrada, y los vasco galos sufrieron las consecuencias. Su actuación, salvo en los temas finales, tuvo menos de un cuarto de sala de asistentes.

Aún así, no se mostraron tímidos y ofrecieron su rock euskaldún con convicción, y consiguieron arrancar algunos movimientos de cuello con perseverancia. Muchas y demasiado evidentes referencias de sus bandas de cabecera, aunque es difícil escapar de ello cuando practicas un género tan encasillado.

El goteo iba haciendo su trabajo y para cuando los cabezas de cartel tenían organizado su escenario, ya habíamos alcanzado casi los tres cuartos de entrada en el hogar de las ínclitas palmeras. Así salen Toundra al ruedo, y abren directamente con “Strelka”, ante el regocijo del respetable, para seguir con “Magreb”. El grupo todavía esta cogiendo su sitio en las tablas, a excepción del hiperactivo Esteban, pero el público ya está mas que rendido a sus pies. Las cabezas comienzan su baile, que continuará a lo largo de toda la noche, y las manos se levantan para responder a los temas.

Poco a poco la temperatura encima de las tablas va subiendo y esos desarrollos de intensidad y contención que son el sello de la casa de Toundra alcanzan por momentos un éxtasis álgido para acto seguido volvernos a situar en remansos de paz interior.

Un sonido más que correcto, aunque por momentos la nitidez de las guitarras se pierde entre la saturación de bajos que planea en el ambiente, consiguen percibir suficientemente los matices de las composiciones. Esta, unida a una efectiva pero muy mejorable iluninación que arrope los pasajes sónicos, es quizás la única pega que podemos poner a la actuación de Toundra.

Entre las arengas de Esteban y el fervor del público van cayendo temas que repasan los trabajos publicados por la banda. No son muchas las canciones, pero debemos recordar que los desarrollos de éstas son largos y su metraje extenso. La temperatura alcanza picos elevados cuando la banda interpreta “Ara Caeli” o “Bizancio”, con Esteban arrastrandose por el suelo destripando su guitarra, para después despedirse tras “Oro Rojo”. Ante la contumaz petición del público, saltan de nuvo a la arena para despedirse con un tema extra, “Quarqom”.

Sudor y sonrisas instaladas en las caras de los asistentes al finalizar la velada. Todos dispuestos a continuar la noche, con una bolsa de rosquillas si hace falta, en la cercana pradera del santo.

Tenemos una próxima cita con Toundra, entre otras, en el Tsunami Xixon, ésta vez acompañados de orquesta sinfónica. No se la pierdan, seguro que deja una ronrisa dibujada en su cara.

Toundra, La Riviera, set list:

Strelka
Magreb
Zanzibar
Ara Caeli
Marte
Kitsune
Orbita
Bizancio
Oro Rojo
bis:
Medusa
Cielo Negro

Comentarios

Comentarios