Danzig – ‘Black Laden Crown’ (AFM 2017)

A pesar de la fatiga vocal, no deja de ser un trabajo aceptable

Danzig – ‘Black Laden Crown’ (AFM 2017)
3.9 (77.33%) 30 votes

Nueva entrega del ex Misfits más famoso del planeta y nuevo trabajo de calidad más que aceptable, en líneas generales.

Si bien, y de manera irregular, se le nota envejeciendo a pasos agigantados en lo que a su voz se refiere; de manera irregular, decíamos, puesto que no en todos los temas es tan apreciable esa fatiga vocal que desluce el conjunto de una obra que, por lo demás, no deja de ser un buen trabajo, muy en la línea de la factoría Danzig.

Comienza este último disco del tipo de New Jersey con un tema, “Black Laden Crown” (sí, precisamente el que da título a toda la obra) que quizá sea totalmente prescindible en una grabación que, como decíamos, tiene buen encaje dentro de su particular universo. Es a partir de esa primera sensación de fiasco y hastío,  cuando se va animando el señor Glenn Allen Anzalone para marcarse con dignidad la que se convierte en su décimo primera cita con el estudio como responsable del proyecto Danzig.

Canciones como “Eyes Ripping Fire”, Devil on Hwy 9”, “Last Ride” o “Skulls and Daisies” recuerdan algunos de los mejores momentos de la banda; “The Witching Hour”, “Blackness Falls” y “But a Nightmare” a algunos de los más tétricos; y “Pull The Sun” se convierte en el cierre perfecto para una obra que, en conjunto, ya resulta de por sí bastante oscura.

En general, se ve a la banda cómodamente instalada en esa galaxia de lentos y medios tiempos a los que tan bien sabe el amigo Glenn imprimir su impronta genética, hasta hacerlos indudablemente reconocibles como “artefactos de la casa”.

El único inconveniente, dados los 61 “añetes” que acumula este particular “señor oscuro” a su espalda, es esa afonía cuasi permanente que desluce por momentos su trabajo de barítono, ese otrora chorro de energía que salía de su garganta en forma de puñetazo vocal, un tanto impostado, cierto, pero todo un clásico dentro de la esfera rock.

Deseémosle la mejor de las suertes para su dolorida laringe y disfrutemos de un disco bien confeccionado y que evita la auto caricatura.

Comentarios

Comentarios