Uncle Sal: entrevista con Soulman Sal

“La mayoría de temas salieron a la primera toma. Es un reflejo sincero de lo que es Uncle Sal”

Me cansaré de repetir que la salud del rock nacional pasa por uno de sus mejores momentos, por mucho que el populacho esté más interesado en todo tipo de menudencias. Y creo justo decir que, dentro de este underground al que se quiere desterrar nuestra música, uno de los ejemplos más interesantes es el de los ibicencos Uncle Sal. Su caso es todavía más meritorio si tenemos en cuenta que se encuentran lejos de los tradicionales centros neurálgicos de la industria cultural de este país, aquejado todavía de un cierto centralismo incluso para algo tan universal como la música. Acaban de lanzar su segundo disco, “You Ain’t No Bluesman”, así que era el momento de volver a contactar con Soulman Sal para que nos explicase algunas claves de este nuevo trabajo.

– Dos años han pasado desde que lanzásteis “Little Cabin Music”, un tiempo relativamente corto sobre todo teniendo en cuenta que decidiros a grabar aquel debut creo que os llevó bastante más. ¿Fue más fácil encontrar el momento adecuado esta vez?

– Pues en realidad no nos habíamos propuesto plazo, ni siquiera planteado ponernos a pensar en un segundo trabajo. Pero sí que iban surgiendo canciones nuevas cada poco tiempo, y las íbamos incorporando a nuestro repertorio en directo… así que cuando nos dimos cuenta que ya teníamos seis o siete temas nuevos y que funcionaban, decidimos que no había por qué esperar para grabarlos… Completamos el listado de canciones componiendo un par más para la ocasión y nos metimos a grabar siguiendo el mismo proceso que en el primer disco. En conjunto creo que sí ha sido mas fácil, dado que teníamos ya la experiencia del anterior y más confianza en nosotros mismos.

– Ya sé que ya has contado esto antes, ¿pero te importaría volver a relatarnos la anécdota que da título al disco?

– Claro, esta vez lo haré con mas detalle (risas). Durante el viaje que Gabe (el batería) y yo hicimos al Sur de USA en 2013, hicimos una parada en Clarksdale, la ciudad de Mississippi reconocida como la capital del Blues. Una noche salimos a tomar unas beers y acabamos en el Red’s, un garito de blues auténtico, un juke joint como ya casi no quedan. Allí tocaba una banda local, y durante uno de sus descansos preguntaron si alguien de entre el público quería salir a tocar algo mientras ellos se fumaban un pitillo. Se encontraban también allí unos turistas americanos con los que nos habíamos cruzado por la tarde y con los que habíamos charlado, y sabían que teníamos un grupo. Así que fueron ellos los que dijeron: “que toquen ellos”, señalándonos… Yo en seguida dije que no, que de ninguna manera, por el respeto que me infundía el lugar. Pero cuando me di cuenta Gabe ya se había dirigido hacia la batería. Y el guitarrista del grupo, Anthony “Big A” Sherrod, se me quedó mirando fijamente y me soltó: “Hey man, you ain’t no bluesman… You ain’t no bluesman if you don’t play”. Entonces pensé que si no salía le iba a dar vueltas el resto de mis días (risas)… me fui a por dos beers, una para Big A y otra para mí… él me prestó su guitarra, y el bajista de la banda se quedó a tocar con nosotros… Tocamos “Little Red Rooster” y “Mississippi State Line”. Una gran experiencia… a los lugareños les gustó mucho, y terminamos la noche comiendo barbacoa y bebiendo con ellos… Y nos invitaron a volver con el resto de la banda a tocar una noche en el Red’s Lounge. ¡Así que eso está pendiente!

– A mí este disco me suena más libre, como si de alguna manera estuviérais más relajados y la banda sonara más orgánica, ¿estoy en lo cierto?

– Sí. Piensa que para nosotros grabar “Little Cabin Music” era una experiencia completamente nueva y no sabíamos muy bien cómo iba a resultar. En cambio en esta ocasión ya hemos podido trabajar con perspectiva, teniendo en cuenta la muy buena acogida del primer disco, y sabiendo lo que queríamos repetir y lo que queríamos cambiar respecto de la primera grabación. Hemos grabado los temas en directo y esta vez, la mayoría salieron de una primera toma. Después yo he regrabado voces y guitarras, y hemos añadido algunos detalles más, pero todo con las ideas muy claras y de una manera muy sencilla. La confianza y la experiencia hacen que, efectivamente, este disco suene mas orgánico como bien dices.

– A propósito, la grabación fue también bastante rápida -tres o cuatro días- ¿qué nos puedes contar de ella? ¿Habéis quedado contentos con el resultado final?

– Hemos quedado muy contentos teniendo en cuenta el poco tiempo del que hemos dispuesto, por cuestión de agendas… y presupuesto (risas). Además nuestro productor Joan Barbé ya sabía cómo hacíamos las cosas, y nosotros como las hace él, lo cual ayuda mucho. Yo personalmente he echado de menos el poder disponer de cierto tiempo para escuchar con más tranquilidad los resultados, y quizás un día más de estudio al cabo de ese tiempo, para poder rematar alguna cosilla… ¡Pero eso ahora ya lo sé para cuando grabemos el tercero! De todas formas, el grabar de esta manera supone que lo que hay en el disco es lo que hacemos nosotros en directo, ni más ni menos… es un producto real, un reflejo sincero de lo que es Uncle Sal.

– ¿Qué crees que tiene “You Ain’t No Bluesman” que no tenía “Little Cabin Music” y viceversa? ¿Sientes que habéis crecido como grupo?

– Creo que “You Ain’t No Bluesman” tiene más pausa y más intención. Un primer disco, si hablamos de rock and roll, suele ser generalmente muy espontáneo y directo… que es lo que era “Little Cabin Music”. En cambio en este, las canciones están más pensadas, más trabajadas, hemos ampliado influencias y nos hemos atrevido a abordar un espectro musical más amplio, pero siempre dentro de nuestras posibilidades. Por ejemplo, nunca grabaríamos nada que no pudiéramos hacer en directo. Creo que este disco es un paso adelante, creo que es mejor que el primero, y creo que el tercero será mejor que este (risas).

– Ya habéis presentado el disco en Ibiza hace algunas semanas, ¿qué tal fue la cosa?

– ¡La verdad que la presentación fue increíble! No podría haber salido mejor, en mi opinión. La hicimos en Can Jordi, que es como nuestra casa, y es lo mas parecido a un juke joint de Mississippi que pueda haber a este lado del charco. La respuesta de la gente fue increíble, y tuvimos incluso a The Kleejoss Band de invitados. También estuvieron The Moonshine Band para interpretar “Scarecrow’s Waltz”. Una fiesta por todo lo alto con gran éxito de crítica y público como se suele decir (risas). ¡No se puede pedir mas!

– ¿Y cómo está recibiendo el disco la crítica?

– La crítica, fenomenal. Si ya con “Little Cabin Music” nos sorprendió la acogida que tuvo, ahora, viendo lo que se dice y escribe de “You Ain’t No Bluesman”, estamos entusiasmados. Porque en un segundo disco siempre está la dificultad añadida de la comparación inevitable con el primero. Y en este caso, creo que hemos logrado mejorarlo, y la crítica en general, pero sobre todo la gente que ha escuchado este disco, también lo cree así.

– Pasemos ahora a la eterna pregunta: ¿cómo se presenta el tema de la gira de presentación por la península? ¿Tenéis ya algo cerrado que puedas avanzarnos? ¿Cuándo voy a poder volver a veros?

– Bueno, como algunos sabéis, el hecho de vivir en Ibiza nos dificulta mucho el tema de salir a tocar fuera de la isla. Así que gira de presentación como tal no habrá. Pero intentaremos ir a la península de vez en cuando, porque nos están llamando para tocar de distintos lugares y trataremos de ir respondiendo a todos, en la medida de lo posible. De momento en agosto tocamos en el Frank Rock&Blues Festival de Torreperogil. Y si no me equivoco, en noviembre es muy posible que nos acerquemos a Zaragoza. También tenemos pendientes salidas a Castellón, Barcelona y Vigo, a lo largo de 2017 y 2018. Y yo animo a la gente que quiera vernos a que se vengan a Ibiza, porque aunque no lo creáis hay una buena escena de rock and roll. Eso sí, no vengáis en julio y agosto que no se puede estar…

– Sé por un pajarito que tenéis algo así como un núcleo duro de fans y amigos e incluso alguna banda hermana, ¿qué nos puedes contar de eso?

– ¡Sí! Por circunstancias de la vida hemos establecido un fuerte lazo de hermandad con The Kleejoss Band, y existe un extenso grupo de fans y amigos que nos siguen y apoyan a ambas bandas, tanto en Ibiza como en Zaragoza e incluso en otros lugares. Hay una gran conexión y complicidad, y es probable que organicemos algunos conciertos conjuntos a lo largo del año, como hemos hecho otras veces, para así poder juntar a todos esos amigos que forman la Brotherhood. ¡De eso va nuestra canción “R’n’R Brothers”!

– Bueno, pues antes de despedirnos ya sabes, puedes añadir lo que quieras para nuestros lectores…

– Me gustaría agradecer profundamente el apoyo de Rock and Roll Army, y en general de todos los medios independientes que promueven el rock’n’roll en este país tan necesitado de cultura musical. ¡Un abrazo!

Comentarios

Comentarios