Uncle Sal – ‘You Ain’t No Bluesman’ (Little Cabin & Jazzbo Music 2017)

Un trabajo de casi una hora de música atemporal para escuchar con un buen trago en la mano

Uncle Sal – ‘You Ain’t No Bluesman’ (Little Cabin & Jazzbo Music 2017)
3.9 (78.95%) 38 votes

Dos años después de debutar discográficamente con aquel «Little Cabin Music» que tanto disfrutamos en su momento, Uncle Sal han vuelto con un nuevo trabajo. Y aunque el título genérico de estas diez nuevas canciones es «You Ain’t No Bluesman», su contenido pronto nos sugiere que no tenemos que tomárnoslo al pie de la letra.

Grabado en tan solo tres días del pasado noviembre en los Magrana Studios de Ibiza, la banda ha vuelto a contar con Joan Barbé para la producción. Un Joan Barbé que también colabora tocando la acústica de doce cuerdas, órgano B3 y percusión. No es la única participación externa, ya que The Moonshine Band dan un poco de barniz a «Scarecrow’s Waltz» y Pere Navarro colabora con su trompeta en «Three Days in New Orleans».

Uncle Sal vuelven a viajar en «You Ain’t No Bluesman» por caminos conocidos. Polvorientas sendas de tierra que transitan por entre campos de algodón y en los que, de tanto en tanto, emerge en un costado algún viejo tugurio de madera con la tarima salpicada de bourbon, no muy lejos tampoco de algún cruce de caminos de mala reputación. Esa es su herencia y eso es lo que plasma Soulman Sal en sus canciones, inspiradas por un viaje de carácter casi iniciático por aquel sur norteamericano que tanto nos ha legado musicalmente hablando. Todo eso y más, mucho más, porque Uncle Sal llevan la antorcha de gran parte de la música de herencia norteamericana en su ADN y eso también se filtra, como no podía ser de otra manera, en su música.

Pero si hay que establecer alguna diferencia con su predecesor, deberíamos decir que Uncle Sal parecen sentirse más libres en este nuevo trabajo. Sin desmerecer a «Little Cabin Music», un disco enorme, las composiciones parecen tener aquí una atmósfera más relajada, menos encorsetada. Tal vez esta sea la razón también de que cueste algo más entrar en ellas (al menos eso le ha pasado al que esto suscribe), pero es una sensación que no supera la tercera escucha. Y una vez dentro, uno se da cuenta de que lo que han hecho Uncle Sal con «You Ain’t No Bluesman» es crear un puñado de canciones que suenan a clásicos atemporales, alejadas de corrientes y dejando fluir lo que les sale de las entrañas.

«You Ain’t No Bluesman» es pues un disco para disfrutar tranquilo y en solitario, de esos que invitan a encerrarse en penumbra durante cerca de una hora con un trago en la mano y sentado en tu sofá favorito. ¿Una canción? Ahora mismo me encuentro completamente desarmado ante «Precious One».

Comentarios

Comentarios