The Exploited + The Casualties – Madrid (Sala Caracol 14-4-17)

Viernes de pasión: sin Wattie, The Exploited son menos The Exploited

The Exploited + The Casualties – Madrid (Sala Caracol 14-4-17)
3.9 (77.06%) 34 votes

Viernes de pasión en la capital del reino. Nazarenos y esculturas en carrozas copando las calles, al igual que en gran parte de la piel de toro. Olor a incienso y a cera derretida.

Ajenos a toda esta parafernalia, y con las mejores galas para la ocasión, los nietos de la oleada punk del 77, algo mas descafeinados y con mas pose que actitud, se arremolinaban en torno a la entrada de la guarida donde esa misma noche, dos de las mayores leyendas del hardcore-punk aún en activo se daban cita prometiendo diversión y pogos a raudales.

Laca, limón y jabón cuidadosamente esparcido en los cabellos hasta conseguir crear la imaginería adecuada. Pantalones ajustados, tachuelas y camisetas rasgadas componian el paisaje visible.

Las dos fuerzas de ambos lados del charco habían congregado a una numerosa horda de fieles dispuestos a asistir a la liturgia, aunque curiosamente preferían mantenerse fuera de la sala rindiendo devoción al zumo de cebada hasta  que no fuera imprescindible entrar al recinto.

Juntar en un solo concierto a dos bandas pioneras como The Exploited, desde la pérfida albión, y The Casualties, desde la gran manzana, tienen este tipo de resultados curiosos.

Esto lo pagaron las dos bandas encargadas de hacer el precalentamiento.

Primero abrieron Clowns, que desde las antípodas nos ofrecieron un punk rock clásico que hizo saltar como canguros a los muy pocos que se atrevieron a entrar a disfrutar de su espectáculo. Su vocalista Stevie Williams es un animal escénico en ciernes, que seguro que dará que hablar en el futuro, al igual que el resto de sus compañeros. Estaremos atentos al crecimiento de esta banda.

Inmediatamente después se subían al escenario Code Red, desde la fría Germania. Su hardcore metal nos dejó también bastante frios, y no conseguimos engancharnos con los temas de la banda, que realmente nos pareció no dar realmente mucho de sí para el evento en el que estaban encuadrados. El público, que iba llenando poco a poco la sala y se notaba que había  “cargado las pilas” en el exterior, se enganchó ligeramente, más que a sus temas, a sus llamadas al pogo y al circle pit. El telón se cerró tras ellos para anunciar que se estaba cocinando el primer plato fuerte de la noche.

Nada mas abrirse de nuevo el telón pudimos ver a Jorge Herrera arrojarse desde el aire el contenido una lata de cerveza que se salía a borbotones de su boca. Actitud cien por cien. The Casualties daban un puñetazo en la mesa.

Y entonces comenzó el show. Contundencia desde el minuto uno. Tremenda la actitud y solvencia de sus componentes, que no pararon en un solo momento de darlo todo durante su tiempo en el escenario.

El público ya había entrado para no perderse a estos mitos, y demostraba desde la platea su comunión con la banda. Los pogos, empujones, patadas y empellones se hicieron con el poder, y una autentica batalla campal con incursiones puntuales al escenario se hizo dueña de la sala.

Encima del escenario, la banda no daba tregua, ofreciendo los temas más clásicos de su repertorio, que el público coreaba a grito pelado. El señor Herrera, originario del país del medio del mundo, se dirigía a los allí presentes en español, de una manera desenfadada y arengando en todo momento a los asistentes, entre canción y canción. Temas de alto calado político y de protesta han sido y son el sello personal de la banda, dentro de ese street punk callejero y clásico que The Casualties lleva a cabo. Cabe destacar las figuras de Rick López al bajo y Jake Kolatis y su roja cresta a la guitarra, que no pararon de exprimir sus instrumentos para dar una consistencia y sonido brutal a los temas de la banda, sin desmerecer a Meggers detrás de los tambores.

Realmente el nivel de la banda fue muy alto, y la resuesta del público fue acorde a este despliegue.

Como viene siendo habitual en ellos, reservaron el último tema de su actuación para invitar al público a subirse al escenario con el grupo para conseguir así la comunión total. Fascinante y realmente impactante fue la actuación de The Casualties en el foro. Unos clásicos.

Unos minutos mas tarde, telón mediante, aparecían los cabeza de cartel, con el anuncio por parte de Jorge Herrera de que esta noche no veríamos a Wattie Buchan liderar a los míticos The Exploited.

Un ataque al corazon ocurrido en los pasados días, y que casi acaba con su vida, le tiene postrado en un hospital en la tierra de Tintín.

Con ésta noticia, que pareció no importar demasiado al grueso del público que allí se congregaba, comenzaba un concierto en el que las labores vocales iban a estar en manos, o en boca, de varios de los componentes de las bandas que han abierto para elos, dejando el grueso del peso vocal al bajista del grupo, Irish Bob.

Realmente esta ausencia lastró notablemente la actuación de la banda. A pesar de los loables y acertados intentos de todos los que subieron al escenario a cantar los temas, la sombra de Wattie es muy alrgada para poder sobrevivir a su ausencia.

Sonaron clásicos de la banda principalmente, aunque con concesiones a la más reciente etapa de los de la pérfida albión. “Fuck The USA”, “Class War”, “Army life” o “Sex & Violence” fueron coreadas por los asistentes.

Así, entre pogos y empellones fue desarrollandose el punk-hardcore de estos totems de la escena mas callejera, hasta que llegó el momento en el que llamaron a la invasión del escenario como pre colofón a su show.

Tras el éxtasis colectivo, nos regalan un par de temas mas para dar fin a un sudoroso, intenso y potente show.

La sensación que queda en nuestra cabeza es que sin Wattie, The Exploited son menos The Exploited, a pesar de tirar de galones, y que esta noche, la balanza se decantó hacia el otro lado del charco, y The Casualties se llevaron el gato al agua.

Comentarios

Comentarios