Viernes Santo: El amanecer de los muertos (1978)
3.9 (77.3%) 37 votes

Han pasado diez años y Romero ha estado dirigiendo con diferente fortuna, “The Crazies” que no podemos enmarcar en el género Z por ser infectados pero que es una maravilla (podría incluso recomendaros el remake del año 2000) y “Martin”, obra que el director menciona como la mejor de sus realizaciones. En ella contará con Tom Savini para los efectos especiales y también como actor; según contaba el mismo Savini, no pudo participar del rodaje de  “La noche de los muertos vivientes” por tener que ir a combatir a Vietnam.

El reconocimiento de Romero es amplio si bien como contábamos no ha recibido demasiados réditos por su primera obra por un problema con el copyright, a pesar de que la recaudación a nivel mundial multiplicaría por cien lo invertido. Además de esto el cineasta está considerado un hombre valiente por la denuncia que refleja su primera cinta, en el que un hombre negro dirige a un grupo de blancos ante una horda de zombies que en poco se diferencian de las fuerzas del orden compuestas por blancos obesos que acabarán matando al protagonista (¡OOPS SPOILER!).

Envalentonado (creo yo) Romero se lanza a la que desde mi punto de vista es la mejor de sus obras: la idea semi erótica de sobrevivir a un apocalipsis encerrado en el Corte Inglés también llegó a su mente como a la mía al visitar un centro comercial junto a un amigo. La ruleta comienza a girar en ese momento y Romero empieza a buscar financiación para comenzar que de forma casual conseguirá de Darío Argento.

El director italiano financiará su rodaje con cinco millones de dólares a cambio de la distribución europea de la misma, así como la opción de hacer un montaje propio. Volverá a contar con Tom Savini para los efectos de maquillaje en esta historia de –una vez más- último hombre vivo en el que un grupo de personas se ven atrapados en un centro comercial durante el apocalipsis zombie. Romero, consciente de la denuncia social que de rebote obtuvo con “la noche” intenta plantearnos un paralelismo entre el zombi y el consumidor cuyo único rastro existente tras la muerte es el consumo.

La película obtuvo más de 60 millones de dólares en taquilla. En Estados Unidos se estrenó una versión con una carga gore muy reducida diferente a la Europea montada por Argento.
Si bien es un éxito a todos los niveles como director, volveremos a catalogar a Romero como perdedor, en este caso de la batalla moral, dado que trata de recuperar el reconocimiento de su primera película con su crítica social pero el mundo ha cambiado, los 80 tocan a la puerta y a nadie le importa un carajo ya la denuncia en las películas; aun así, bendito fracaso ¡oiga!

Comentarios

Comentarios