La canción del día: «The Lumberjack» de Jackyl

A Jackyl probablemente muchos los recuerden únicamente por ser «aquella banda que utilizaba una motosierra en sus canciones», quedándose así únicamente con la anécdota y relegando al grupo al estatus tan respetado como de ninguna utilidad para sus protagonistas de «banda de culto».

Pero lo cierto es que la banda que lidera Jesse James Dupree eran un perfecto ejemplo de hard rock con pelotas (y me gustaría recalcar esto de las pelotas para dejar claro que poco tenían que ver con la escena del hair metal por ejemplo). Geffen los fichó en una época en la que los primeros Guns N’ Roses dominaban el mundo, el Sunset Strip de Los Angeles estaba lleno de cock rockers y de despampanantes chicas californianas y las listas copadas por cualquier banda que recordara siquiera remotamente a los primeros (por estilo, por imagen, por paisanaje,…).

¿Qué ocurrió? Pues que el panorama musical cambió de la noche a la mañana prácticamente, y para cuando Jackyl editaron el debut homónimo en el que figura esta canción, los Pearl Jams y los Nirvanas ya hacía algunos meses que habían reventado las listas y el cuero, los abalorios y la laca estaban dejando paso a marchas forzadas a los pantalones rotos, las botas militares, las camisas de cuadros e incluso a una nueva actitud vital en la que los coches rápidos, las mujeres atractivas y el rock and roll toda la noche y la fiesta todos los días se veían ya como algo del pasado y, sobre todo, algo muy políticamente incorrecto.

«Jackyl» (el disco), a pesar de compartir discográfica con «Nevermind», pasó más desapercibido de lo que habría pasado un par de años antes, y así hoy en día Jackyl (la banda) son una banda semi olvidada de la que solo unos cuantos se acuerdan. Pero merece la pena recuperar este «The Lumberjack».

Comentarios

Comentarios