Muere el armonicista James Cotton

Colaborador de grandes del blues como Muddy Waters, Howlin' Wolf o B.B. King, tenía 81 años

Aunque la desaparición de Chuck Berry ha eclipsado su fallecimiento, desgraciadamente hemos de hacernos eco de otra muerte. El armonicista James Cotton, célebre músico que aportó su toque de armónica en temas de Muddy Waters, Howlin’ Wolf, B.B. King, Gregg Allman, Santana o Grateful Dead, falleció el pasado jueves, 16 de marzo de 2017, a los 81 años de edad. Cotton falleció en un hospital de Austin, según informa Rolling Stone, de una neumonía.

Apodado “Mr. Superharp”, James Cotton era uno de los últimos músicos de blues que mamaron el estilo directamente de sus fuentes originales. Nacido en una plantación de algodón en 1935, de niño se obsesionó gracias a la radio con Sonny Boy Williamson II, de quien aprendió a la temprana edad de 9 años. Ya de adolescente comenzó a girar con Williamson y Howlin’ Wolf, y en 1953 lanzó sus primeros singles con Sun Records, “Straighten Up Baby” y “Cotton Crop Blues”. A los 20 años comenzó su colaboración con Mussy Waters, destacando su aparición en el disco “At Newport” de 1960. Tras algunos temas propios en diversos recopilatorios del sello vanguard, en 1969 participa en el disco de Otis Spann “The Blues Never Die!”. Antes, en 1966, había formado la James Cotton Band junto con el guitarrista Luther Tucker y el batería Sam Lay. Posteriormente colaboraría con nombres como el de Janis Joplin, the Grateful Dead, Led Zeppelin, B.B. King, Santana, Steve Miller y Freddie King antes de volver a colaborar, ya en los 70, con Muddy Waters para los célebres discos que produciría Johnny Winter. Activo hasta tiempos bien recientes, son incontables sus colaboraciones con otros artistas o las de otros artistas en sus propias obras, la última de ellas titulada “Cotton Mouth Man”, que fue editada en 2013. En su haber también numerosos premios y reconocimientos.

Descanse en paz.

Comentarios

Comentarios