El día del número Pi y su banda sonora

El 14 de marzo se ha convertido en una celebración matemática, pero también musical

Hoy martes 14 de marzo se celebra en todo el mundo el día del número Pi. Fue una idea del físico norteamericano Larry Shaw, que en el año 1998 propuso la celebración porque en Estados Unidos la fecha de hoy se escribe como 3/14. La cita, que puede parecer una frikada más para gente como los protagonistas de “The Big Bang Theory”, se convirtió un tiempo después en oficial en aquel país tras una votación en la Cámara de Representantes.

Probablemente os estéis preguntando qué tiene esto que ver con el tema musical, pero lo cierto es que tiene bastante. Aparte de que la música, como sabemos desde la antigua Grecia, sea pura matemática, tenemos algunas canciones relacionadas.

En primer lugar, tenemos creaciones musicales basadas en la asignación de notas a cada uno de los decimales del número. Una simple búsqueda en Google debería daros bastantes resultados al respecto, así que emplazamos al que tenga un especial interés a hacerlo.

Que la pronunciación en inglés de Pi sea similar a la de la palabra “pie” también ha dado lugar a muchas reinterpretaciones populares de temas que llevan el término en su título. La más famosa sería “American Pie”, el archiconocido hit de Don McLean, aunque en esta web nos quedamos con “Cherry Pie”, la canción de los entrañables Warrant.

Pero el número Pi tal cual también aparece mencionado en las letras de algunas canciones: el guitarrista británico John Squire, miembro de Stone Roses, cita el número en la canción de su proyecto The Seahorses titulada “Something Tells Me”: “What’s the secret of life? It’s 3.14159265, yeah yeah!!”.

Kate Bush fue mucho más allá, al titular una canción directamente como “Pi”; en su letra además se recitan varias decenas de los décimales de la cifra inacabable. Pero lo cierto es que la secuencia que menciona Bush es errónea si se mira con lupa: algún que otro decimal no corresponde y hay una secuencia de unos veinte números que directamente no aparece en el recitado de la cantante. Esto, que podría parecer un descuido fortuito, ha dado lugar incluso a una teoría matemática: “la conjetura de Kate Bush”, según la cual, dado que Pi es un número infinito y que no se repite, la secuencia de números que canta Bush debe de existir en algún punto. ¿Cómo se os queda el cuerpo?

En cualquier caso, los números y la música darían para mucho. Desde la cuenta de “one, two, three, four!” con la que los Ramones arracaban sus canciones, al “One” de Metallica, la canción del mismo título de Harry Nilsson versionada hasta la saciedad y su inolvidable entrada que dice aquello de “One is the loneliest number that you’ll ever do”, “1-2-3” de The Professionals… y cientos de casos más, pero ese tal vez sea otro artículo…

Comentarios

Comentarios