The Electric Alley – ‘Get Electrified!’ (Electric Alley 2015)

The Electric Alley se han aprendido perfectamente la lección, pero también han demostrado con creces que saben cómo aplicarla

Los implacables años noventa barrieron de un plumazo todo el rock que había triunfado por todo lo alto la década anterior. Como si de un cambio de paradigma se tratara, se purgó del sistema a toda una serie de grupos que, de repente, se veían como artificiosos y poco trascendentes. Y no es que aquello en lo que se había convertido el rock y el hard rock en particular no se hubiera salido de madre, pero aquello reafirmó dos cosas: que la industria discográfica no tiene alma y que la voluntad del público es fácilmente maleable desde los despachos de las discográficas.

Pero, como suele ocurrir con todas las modas y las corrientes, años después tenía que llegar una nueva era reivindicativa que reviviera aquella escena, y con el hard rock de finales de los 80, el sleazy, el glam rock, el hair metal y tantas y tantas etiquetas ya casi olvidadas pasó lo inevitable hace algunos años.

En nuestro país, igual que en otras partes, tras algún tiempo de “oscuridad” y grupos con sonoridades menos luminosas, en estos años han surgido también buenas bandas de hard rock de inpiración setentera y ochentera, entre los que tendríamos que sumar ahora a los gaditanos The Electric Alley. Tiene ya un tiempo este “Get Electrified!” que nos ocupa, el que es su segundo trabajo.

Surgidos a finales del 2012, con su debut “Backward States of Society”, disco aclamado por la crítica nacional, consiguieron ganar varios concursos y que su single “No Control” fuera elegido como sintonía de las retransmisiones de Formula 1 de un canal de pago. Más tarde compondrían la música de “A Lonely Sun Story”, corto de animación nominado a los premios Goya 2015.

Tras todo aquello llegó “Get Electrified!”, nuevamente autoproducido por la banda al igual que su primer trabajo. En él podemos encontrar diez canciones repletas de electricidad y hard rock de herencia clásica, pero ejecutado al modo de hoy en día. ¿Qué significa esto? Pues es bien sencillo, que The Electric Alley podrían jugar perfectamente en la misma liga que bandas como The Last Vegas, Heaven’s Basement o incluso The Answer. No resulta extraño que como influencias citen nombres como los de Led Zeppelin o The Black Crowes junto a los de contemporáneos como Rival Sons y Blackberry Smoke, ya que se puede ver claramente en su música que The Electric Alley no han hecho sino poner al día la tradición del hard rock, a la que enriquecen con algunos detalles del sonido sureño y una pequeña dosis de azúcar.

Así, en “Get Electrified!” nos damos de bruces con diez grandes composiciones llenas de riffs irresistibles, melodías arrebatadoras, solos bigger than life y un vocalista en estado de gracia. Un disco muy inspirado que me ha dejado gratamente sorprendido. Pero no por las razones habituales -aquello de tratarse de una banda nacional; basta ya de tópicos tontos-, sino porque me pregunto cómo nadie ha sido capaz de hablarme de ellos hasta ahora.

Está claro que The Electric Alley se han aprendido perfectamente la lección, pero eso no les habría servido de nada si no hubieran sabido aplicarla en la práctica. Y en “Get Electrified!” han demostrado con creces que saben cómo hacerlo.

Comentarios

Comentarios