The Clamps – ‘Bend, Shake, Swallow’ (Heavy Psych Sounds 2017)

"Su abanico de influencias se circunscribe al universo Hellacopters, girando como en un eterno bucle del que no acaban de salir"

The Clamps – ‘Bend, Shake, Swallow’ (Heavy Psych Sounds 2017)
3.9 (78.71%) 31 votes

The Clamps son un una banda italiana compuesta por miembros de bandas locales de punk, metal y rock alternativo del norte de Italia. Como ellos mismos se autodefinen, se trata de un combo de “Party Rock and Roll” que ha girado por Europa con gente del calibre de The Sewergrooves, Nashville Pussy o Valient Thorr. Todas estas circunstancias deberían darnos la pista de un posible eclecticismo musical que acaba por no ser tal.

Me refiero incluso al hecho de que –también lo publicitan ellos mismos- sus referencias musicales incluyen a gente como Motörhead, The Hellacopters o los propios Nasville Pussy, con los que han compartido escenario, pero que al materializarlo en la práctica, en este su segundo trabajo de larga duración “Blend, Shake, Swallow”, su abanico de influencias se circunscribe a ese universo “Hellacopters”, girando como en un eterno bucle del que no acaban de salir.

Este extremo, quizá mejor salvado en su primer disco (“Deadly Kick For a fat fucker”), se convierte en este segundo trabajo en todo un obstáculo para el fan de los escandinavos, porque, si bien es cierto que existen ciertas reminiscencias y sonidos “stoner” a lo largo de los cortes, en su mayor porcentaje se trata de una mera repetición de esquemas más que trillados por las huestes de seguidores de Nicke Royale y compañía. Es innegable que los nórdicos crearon escuela a lo largo de los años noventa, pero hoy en día, del homenaje se pasa al plagio con relativa facilidad y la sensación que provoca en el que escucha acaba siendo de aburrimiento, cuando no de desagrado.

En mi opinión, lo más destacable del LP, junto con la portada y el primer tema (“Barracuda”), es el toque más o menos original de titular una canción con el nombre de un ínclito actor porno, no italiano en este caso, sino español: “Nacho Vidal”.

A partir de ahí, tras una primera escucha de cierta nostalgia, y sin ánimo de ofender, la música de los primeros The Hellacopters, aunque varíes la crudeza de su sonido, ya la hicieron los primeros The Hellacopters. Obviamente, esto es una opinión muy subjetiva.

Comentarios

Comentarios