Terry Lee Hale – ‘Bound, Chained, Fettered’ (Glitterhouse 2016)

"Hale hace de la sobriedad virtud"

Afincado en Francia desde hace unos años, el tejano de nacimiento pero viajero de espíritu Terry Lee Hale estuvo girando hasta hace apenas cinco días y desde mediados de enero por nuestro país. Siendo hijo de un militar, podría decirse que lo de viajar lo lleva en la sangre, aunque en esta ocasión no lo hacía obligado por las circunstancias sino para presentar su último trabajo.

“Bound, Chained, Fettered” es, además de su nueva obra, un disco sobrecogedor en el que ese ir de aquí para allá y los kilómetros de carretera se reflejan en nueve cortes donde Hale hace de la sobriedad virtud. Utilizando su voz casi como un narrador, acercándose por momentos al registro de Lou Reed o incluso al Tom Waits más reposado, Hale se alza sobre las canciones como una presencia que capta toda la atención del oyente. Se deja acompañar de instrumentación, obviamente, pero esta parece estar en un plano por debajo de lo que de verdad importa, que es la transmisión de la historia que Hale nos quiere contar, lo que supongo que acaba convirtiéndole en un trobador de nuestros días.

A partir de aquí, las etiquetas como folk, americana o música de raíces parecen más innecesarias que nunca: “Bound, Chained, Fettered” es seguramente todo eso, pero limitar así un trabajo de estas características parece también hacerle un flaco favor a su contenido, que sin duda va mucho más allá.

Comentarios

Comentarios