Kvelertak + Skeletonwitch – Barcelona (Razzmatazz 2, 26-11-16)

Kvelertak + Skeletonwitch – Barcelona (Razzmatazz 2, 26-11-16)
4.3 (85.81%) 31 votes

Asistimos a un momento crucial en la carrera de Kvelertak, con dos discos que se encuentran dentro del metal más original de los últimos cinco años y una nueva obra que, sin apartarse en exceso de lo mostrado hasta ahora, parece marcar un paso adelante en su identidad sonora. Es ahora cuando pueden acabar estableciéndose definitivamente entre las bandas de primera fila -algo que sin duda merecen-, y las expectativas eran grandes para esta su primera gira por nuestro país como cabezas de cartel.

Pero a veces, aún teniendo todo a favor (el repertorio, una potente nueva obra en el mercado y el público), las cosas no acaban resultando del todo satisfactorias para el fan. Y eso que Kvelertak desplegaron un repertorio de ensueño y muy equilibrado en el primero de los dos conciertos que ofrecerían en nuestro país durante el fin de semana (tan solo les faltó redondear con por ejemplo “Åpenbaring”, el primer tema de “Meir”), pero un sonido que se acabó demostrando un poco escaso hizo que de un virtual sobresaliente, el show no acabara pasando del notable. En este sentido, resulta sorprendente que los teloneros Skeletonwitch gozaran de mayor volumen que los cabezas de cartel, porque desde luego no es a lo que estamos acostumbrados.

La respuesta del público que acudió a la sala 2 de Razzmatazz fue sin embargo igual de entusiasta que si Kvelertak hubieran sonado tan potentes como en aquel Azkena que cerraron una de las jornadas en el segundo escenario. Y es que no es para menos con una banda que además de canciones tiene la energía y la actitud correctas. Los elementos de atrezzo, como la nueva máscara iluminada con la que aparece en escena el vocalista Erlend Hjelvik o la enorme bandera que agita durante “Kevelertak”, se quedan en mera anécdota cuando les bastan solo sus canciones para arrancar palmas, organizar pogos o poner al público a canturrear sus melodías. Y que los músicos, impecables instrumentalmente durante todo el concierto, acaben tras hora y media el segundo bis “Utrydd dei svake” sobre las barras de la sala o haciendo crowdsurfing puede parecer un recurso muy manido, pero que en el caso de Kvelertak les acerca a sus fans (yo mismo pude ver como el guitarra Maciek Ofstad se hizo fotos con todo el fan que quiso tras apearse del mostrador). Lástima como digo que faltara ese punto extra que habría otorgado un volumen un poco más alto.

Por su parte Skeletonwitch, que sí pudieron llevar los decibelios a niveles poco recomendables para la integridad de nuestros oídos, gozaron de alrededor de tres cuartos de hora para enseñar su repertorio. Canciones monolíticas, un vocalista brutal que parecía que iba a acabar expulsando trozos de su garganta en cada grito y muchas ganas, es la carne que pusieron sobre el asador ante una sala que fue llenándose mientras la banda repartía cera sobre el escenario. Un par de guiños, uno a los anfitriones de la noche y otro con la archiconocida intro de “Raining Blood”, ayudaron a que los norteamericanos se ganasen a un público que parecía no estar muy al corriente del material de la banda. Cierta linealidad en su propuesta y un sonido al que tal vez le faltase algo de definición lastraron sin embargo su concurso. No obstante gustaron.

Comentarios

Comentarios