Dee Snider – ‘We Are the Ones’ (Ear Music 2016)

4.5/5 - (31 votos)

Con Twisted Sister parece que definitivamente en barbecho, alguien como Dee Snider no podía quedarse quieto. Así pues, en unos días sale a la venta oficialmente este disco que el vocalista ha firmado bajo su propio nombre y que llega cuatro años después de aquel homenaje a los musicales que hizo en «Dee Does Broadway» y algunos más del lanzamiento de «Never Let the Bastards Wear You Down·, su debut en solitario del año 2000.

Hombre inquieto como decimos, Snider no se propuso transitar por terrenos conocidos, sino adentrarse en las corrientes contemporáneas (o al menos más «modernas» que a lo que nos tenía acostumbrados con TS), saliéndose no tanto de su zona de confort, sino de la de los propios oyentes, muchos de los cuales seguro que asistirán con incredulidad a algunos de los cortes incluidos en el álbum.

Hecho el esfuerzo de no mirar atrás (algunos argumentarán que más que avanzar, lo que está intentando Snider es encajar en los nuevos tiempos), al menos hay que reconocerle la valentía. No hay tantos artistas consagrados decididos a romper de una forma tan contundente con su pasado musical. Lo que no me queda tan claro es que el esfuerzo haya merecido la pena. Realmente encuentro poco atractivo en un disco como «We Are the Ones», que parece confeccionado en base a un meticuloso estudio del «rock» (lo entrecomillo porque no estoy de acuerdo en que se califique de rock a todo lo que aquí está contenido) que ha triunfado en las listas en los últimos tres lustros o incluso más (esa versión del «Head Like a Hole» de Nine Inch Nails no por ser una elección de lo más sorprendente deja de ser bastante discreta en cuanto a sus resultados. Tampoco parece aportar mucho la versión pianística de «We’re Not Gonna Take It», totalmente prescindible en mi opinión.

Entre lo poco aceptable el tema título y «Over Again», curiosamente los dos que abren el disco, y tal vez ese «Crazy For Nothing» que parece fusilar algún tema de Foo Fighters.

El problema para mí no es que Snider haya intentado hacer algo nuevo; lo irritante de «We Are the Ones» es que estamos ante un disco muy endeble y flojito en el que el vocalista no nos deja muchos asideros donde poder agarrarnos. No me cabe la menor duda de que el vehemente cantante creerá en su nuevo retoño con todas sus fuerzas, pero a veces también es necesario tener algo más detras que lo sustente, y me temo que Snider no tiene más que un conocimiento superficial de todo lo que ha querido plasmar en este disco.

Comentarios

Comentarios