Giuda + Big Head Down – Zaragoza (Sala King Kong 10-3-16)

Apenas un año y tres meses después de su primera visita a Zaragoza, los italianos Giuda volvían a la capital aragonesa, donde además darían comienzo a una nueva gira por nuestro país que se ha desarrollado durante el pasado fin de semana y que continuará los próximos días. En esta ocasión vienen presentando el tercero de sus LPs, titulado «Speaks Evil» y para el que han fichado por el sello sueco Burning Heart. Precediendo al quinteto romano en el escenario de la sala King Kong estarían los locales Big Head Down.

Sobre las 21:35 del pasado jueves saltaría el trío Big Head Down al escenario con el apoyo de algunos de sus incondicionales y con parte del resto del público todavía sin aparecer por la sala. Ya se sabe, ese es el sino de los teloneros. Durante unos 45 minutos Big Head Down sin embargo descargaron diligentemente su cancionero. Mezclando castellano e inglés en sus letras, lo suyo es un sonido muy deudor del hardcore melódico que triunfó globalmente en los años 90, y si bien podría decirse que no aportan demasiada originalidad al estilo, en su favor está que su ejecución es impecable y sus canciones muy bien construidas. Alcanzan su cenit en las canciones más rápidas y de mayor complicación instrumental, donde brillan con especial intensidad.

Para cualquiera que haya seguido la carrera de Giuda, es evidente que su inmenso debut siempre va a eclipsar cualquiera de sus posteriores esfuerzos. En ese sentido, podemos afirmar que hasta el momento, cada nuevo disco que sacan es un poquito inferior al anterior. Cabía preguntarse antes de esta nueva gira si los de Roma, con la inserción de nuevos temas más discretos en su set list, iban a ser capaces de igualar en directo lo demostrado en anteriores ocasiones. A mí al menos me rondaba la cabeza la cuestión, y siendo que la misma noche del jueves había otros conciertos interesantes en salas cercanas no resultaba baladí.

Pero a pocos minutos de haber comenzado su descarga, con la banda sudando ya a chorros y enlazando temas sin pausa, las dudas se disiparon automáticamente. Y es que en directo y mientras no falten sus hits más pegadizos (aunque algún favorito personal siempre se eche en falta), está claro que Giuda siguen siendo una máquina bien engrasada. La presencia de temas nuevos como «Watch Your Step» o «Mama Got the Blues» pasa prácticamente inadvertida de lo bien que encajan con el resto, aunque quede claro por los coros del público cuáles son los preferidos de la gente.

Así fueron cayendo las canciones en un concierto que fue calentándose progresivamente y sin más contratiempos que la presencia de un fan efusivo en exceso (o cocido en exceso más bien) que exasperó a las primeras filas, hasta que a los 50 minutos dieron por acabado su set «regular» antes de volver al escenario momentos después para la recta final. Una recta final en la que brilló con luz propia una poderosa versión de «Saturday Night’s Alright for Fighting», el hit de Elton John y Bernie Taupin de 1973 que demuestra que para Giuda el glam no se acaba con Slade. Tal vez fuera esta la única sorpresa de un concierto en el que parecía que solo había cambiado el escenario y algunos de los temas frente a su anterior visita, pero tampoco hace falta más cuando se tiene la entrega y las canciones.

Comentarios

Comentarios