Zodiac – Zaragoza (La Ley Seca 10-12-15)

De antemano, no parecía demasiado propicia la noche del pasado miércoles para la celebración de un concierto de rock and roll: situada justo después de un prolongado puente y además a mitad de semana, que aunque fuese corta, es una variable que siempre resta algo de público a cualquier convocatoria. Y casi se hacen realidad los peores augurios, pero finalmente algo de público se acercó a La Ley Seca para presenciar la primera visita a Zaragoza de los alemanes Zodiac, que se saldó con una asistencia discreta, pero afortunadamente no paupérrima.

Aún así, la banda de Münster se las vio y se las deseó durante todo el concierto para lograr una respuesta medianamente entusiasta de los que estábamos bajo el escenario. Especialmente Nick Van Delft, el cantante-guitarrista, que ejerce de líder y guitar hero del grupo y que se esforzó por arrancarnos de entre las garras de la abulia, aunque contó con la puntual e inestimable colaboración del bajista Ruben Claro, quien intentó comunicarse en castellano con el respetable. Ambos incluso llegaron a apearse del escenario de La Ley Seca en la recta final del concierto durante la larguísima «Coming Home».

Sobre las tablas una banda que sin duda merecía mayor suerte: tanto Van Delft como Stephan Gall a la rítmica-casi-solista tejen poderosos riffs y melodías «bigger than life», arrancando casi en clave stoner para pasar por terrenos del rock setentero clásico -la base rítmica formada por el citado Claro y el potente batería Janosch Rathmer funciona con un metrónomo, dotando puntualmente al sonido de la banda de aires a los primeros Led Zeppelin-, del power blues o incluso acercándose a la NWOBHM.

Una hora y veintipico minutos de música que pasa de la contundencia a la calma sin despeinarse; tiempo en el que además les da para incluir «Blue Jean Blues» de ZZ Top y un simplemente correcto «Cortez the Killer» de Neil Young que he de reconocer que ha sonado mejor en el mismo escenario en manos de otras bandas y no hace demasiado tiempo además. A pesar de esto y de que tal vez la voz de Van Delf flojee algo en directo, el balance es claramente positivo. Esperemos que no tarden demasiado en volver.

Comentarios

Comentarios