Bob Wayne and the Outlaw Carnies – Zaragoza (La Ley Seca 16-10-15)

El pasado viernes comenzaba en Zaragoza el segundo tramo de esta nueva gira española de Bob Wayne, tras veinte horas de viaje en furgoneta (la noche anterior estaban tocando en Alemania), una caja de cierta bebida enérgetica consumida en el ínterin y una prueba de sonido realizada a la velocidad del rayo poco antes de la hora teórica de inicio oficial.

Esto ayuda a comprender dos cosas: que el concierto «solo» durase poco más de hora y media (en su anterior visita y ante mucho menos público, el bueno de Bob ofreció dos horas de bolo); y que el outlaw carnie se «pelease» varias veces a lo largo de la noche con el técnico de sonido.

Lo cierto es que cuando se inició el concierto con «Till the Wheels Fall Off», a eso de las 11 menos cuarto de la noche, parecía que no habían quedado demasiado claras las cosas entre técnico y banda, con algunos acoples y quejas por parte de esta última sobre el sonido en los monitores. No obstante, la profesionalidad de las bandas norteamericanas suele ser proverbial y Bob Wayne y sus Outlaw Carnies no fueron la excepción que confirma la regla, logrando sacar adelante un buen concierto a pesar de todo.

Unos Outlaw Carnies, por cierto, en los que en esta ocasión no hay ni rastro de un fiddle, lo que empobrece algo -aunque no de manera drástica- el sonido del grupo. Sí que tuvimos por contra la aportación del encargado del merchandising a la armónica en la versión de «Rock and Roll» de Led Zeppelin.

Y es que la excusa para esta gira es la publicación de «Hits the Hits», el último lanzamiento de Bob Wayne basado íntegramente en versiones de temas ajenos; no es extraño pues que el de Seattle decidiese incluir un pequeño interludio de covers dentro del repertorio, comenzando con el archiconocido «Sympathy for the Devil» de The Rolling Stones y en el que además de la citada en el anterior párrafo, también interpretaron si no recuerdo mal «The Kids Aren’t Alright» de The Offspring. Afortunadamente todo se quedó en eso, porque personalmente me sobraron los tres temas.

Una vez la banda retomó su repertorio propio, se fueron sucediendo esas canciones-relato sobre drogas, camioneros, jugadores y todo lo que es legal en Alabama, todo amenizado con silbatos de tren hasta que llegamos a un «Fuck the Law» rebautizado para la ocasión como «Que se joda la ley», mantra que Bob hizo corear a los presentes y que fue grabado en parte por el contrabajista para, teóricamente, incluirlo en el lanzamiento de un próximo DVD (al parecer van a hacer lo mismo en el idioma de cada país que visiten).

Con la banda exhausta tras el viaje transeuropeo y dos intentos de abandono del escenario que fueron abortados ante la insistencia del público, a eso de las 0:20 Bob Wayne se apeaba definitivamente del escenario de La Ley Seca mientras el resto de Outlaw Carnies finalizaban solos ese himno hobo titulado «Spread My Ashes On the Highway». Esperemos que la próxima nos lleguen más descansados.

Comentarios

Comentarios