Koritni – ‘Night Goes On for Days’ (Ear Music 2015)

Koritni – ‘Night Goes On for Days’ (Ear Music 2015)
3.7 (74.59%) 37 votes

He de admitir que antes de recibir “Night Goes On for Days”, el nuevo trabajo de Koritni, desconocía completamente la existencia de esta banda que, con este, ya lleva cuatro discos en su haber. Algo que me he propuesto corregir tras la escucha de este trabajo.

El grupo se formó en el año 2006 con el vocalista australiano Les Koritni a la cabeza, quien tras la disolución de su anterior proyecto Green Dollar Colour, formó una nueva banda junto al guitarrista francés Eddy Santacreu, Luke Cuerden también a la guitarra, Chris Brown a la batería y Dean Matt Hunter al bajo. Tras abrir para Scorpions en Francia y Bélgica a comienzos de ese mismo año, en 2007 lanzaron su disco de debut, “Lady Luck”, un álbum en el que se inclinaban por el hard rock y el sleazy de los 80 y que recibió muy buenas críticas, igual que sus sucesores “Game of Fools” (2009) y “Welcome to the Crossroads” (2012).

Para “Night Goes On for Days”, ha sido el propio Lex Koritni el encargado de la producción, mientras que de las mezclas se ha ocupado el famoso Kevin Shirley. El resultado es un sonido perfecto, adecuado a lo que una banda de estas características requiere y que no cae en el error de intentar sonar “moderno”, como ocurre con muchas de las bandas jóvenes. En la grabación han contado además con la colaboración del batería John Coghlan (Status Quo).

De este modo, podemos decir que con “Night Goes On for Days”, Koritni han conseguido un álbum muy apañado. La banda ha tenido la habilidad de crear una serie de temas en clave acústica que no sienten la necesidad de recurrir a los terrenos de la balada, sino que se convierten en canciones de puro rock, desenchufado sí, pero repleto de feeling. El reverso a esa faceta acústica lo constituyen las canciones más eléctricas, en las que el grupo se explaya entre el hard rock más tradicional y algunos momentos más cercanos a los años 80. Junto a riffs de la escuela AC/DC que, junto al registro vocal de Koritni, en ocasiones les acercan curiosamente a aquel grupo casi desconocido llamado New American Shame, encontramos otras canciones de un rock que los emparenta con nombres como Thunder por ejemplo. Es esta variedad, aunque al principio pueda parecer lo contrario, la que hace de esta obra un disco muy disfrutable y para nada aburrido, a pesar de sus doce temas originales (se incluye también una versión en directo de “Fortunate Son”, el clásico de Creedence Clearwater Revival) y los cerca de 55 minutos de duración.

Muy recomendable para los amantes del hard rock.

Comentarios

Comentarios