The Big Nose Attack – Zaragoza (La Ley Seca 11-10-14)

Este pasado sábado arrancaba en Zaragoza la primera visita a nuestro país de los griegos The Big Nose Attack. Debían acompañarles en esta puesta de largo los locales The Peabodys, pero finalmente y debido a una indisposición de última hora de uno de sus miembros, la banda tuvo que cancelar su actuación esa misma tarde. Así, Little Tonie (batería) y Captain Boogieman (guitarra y voces) serían los únicos que subieran al escenario de La Ley Seca la noche del sábado, ante un público compuesto principalmente por «domingueros» sin el más mínimo respeto ni por la banda que está tocando ni por la gente que sí habíamos ido a escuchar al grupo.

Y aquí hago un aparte, porque entiendo que la gente que acudiera a La Ley Seca para ver a The Peabodys se sintiera decepcionada, pero eso no es excusa para no parar de hablar durante todo el concierto (y el dúo de Atenas estuvo sobre el escenario más de hora y media). Personalmente encuentro muy molesto estar escuchando permanentemente la cháchara de algunos, me desconcentra totalmente. Parece que mucha gente no sabe comportarse con el debido respeto y les da lo mismo que sean amigos suyos los que están sobre el escenario que una banda que ha venido desde el otro lado del continente. Y esto es simplemente una cuestión de educación, amigos.

Todo esto, sin embargo, no pareció molestarles en absoluto a The Big Nose Attack («Tendrías que ver cómo es un concierto en Grecia…» me comentó al respecto el simpático Boogieman después del concierto), que se centraron en ofrecer su contundente set de sucio blues de cruce de caminos y encuentros con el diablo y su rock garagero deudor de nombres como Black Keys, de quienes por cierto versionaron el archiconocido «Lonely Boy», canción que, ¡oh sorpresa!, se llevó la mayor atención de toda la noche por parte del público. He cogido tal tirria a este tema que opté por retirarme en ese momento al baño, pero hay que reconocer que se marcaron una versión que probablemente dejaría en pelotas a la de sus propios autores, y sin necesidad de músicos de apoyo por cierto. No sería la única versión de la noche, puesto que el dúo de hermanos se atrevería también con Tom Waits («Chocolate Jesus» ante la indiferencia del público) y una «Foxy Lady» de Jimi Hendrix que, a falta de pirotecnia en la digitación, Boogieman suplió con su pedalera de efectos. Pedalera que también fue protagonista durante el largo final de «Down With Me», canción con la que darían finalizado su set entre una orgía de ruido y un desconcertado público que en su mayoría no tenía ni idea de lo que estaba viendo.

Esperemos que en futuras visitas la situación les sea más propicia. Si es que las hay.

Comentarios

Comentarios