Ace Frehley – ‘Space Invader’ (SPV/Steamhammer 2014)

Cinco años después de la publicación de «anomaly», el bueno de Ace Frehley vuelve al ruedo discográfico con «Space Invader», su nuevo álbum de estudio. Puede parecer que cinco años es un período bastante largo, pero teniendo en cuenta que se trata de su quinto disco de estudio en solitario desde que debutó a finales de los 80 (sexto si contamos su «solo album» todavía maquillado), no parece tanto tiempo, y de hecho tras su segunda salida de KISS, Space Ace está mucho más activo que durante largos períodos de su carrera, porque recordemos que su autobiografía, «No Regrets», se editó hace menos de dos años.

Como curiosidad, comentar que la portada del álbum ha corrido a cargo de Ken Kelly, quien ya se encargara en su día de las de «Destroyer» y «Love Gun». Eso explica ese toque deliciosamente kitsch y demodé que nos remite directamente a la mejor época (al menos comercialmente hablando) de la carrera de su autor. Pero no es eso lo único que enlaza esta obra con su ex-banda, puesto que hay momentos en este disco que recuerdan a los KISS de los 70. Y ya que algunos se empeñan en enfrentar los lanzamientos de Simmons, Stanley y compañía con los de Space Ace, lo cierto es que parece que Frehley es el más consciente del legado de la banda. Sin desmerecer para nada «Monster», que me sigue pareciendo un gran álbum, irónicamente es Ace Frehley el que más ha hecho por mantener un sonido cercano al clásico de KISS.

Compuesto por un total de doce canciones, (once originales más una aceptable cover del famosísimo «The Joker» de Steve Miller en su versión estándar; otras ediciones incluyen varios bonus tracks), el disco viene precedido por el robusto single «Space Invader», el que abre y da título al álbum, de entre los más destacables de un disco en el que la competencia está muy difícil. Porque casi podríamos citar una por una todas las canciones contenidas en el disco sin decidirnos a quedarnos con una sola: «Gimme A Feelin», «I Wanna Hold You», «Toys», «Immortal Pleasures», «Inside the Vortex», «What Every Girl Wants» o el instrumental «Starship», que con sus siete minutos cierra majestuosamente el disco, son en estos momentos las que se me ocurren, pero como digo es casi imposible destacar unas canciones por encima de otras. Y eso que debo reconocer que la primera escucha de «Space Invader» me dejó bastante frío.

«Space Invader», en resumen, es probablemente el mejor disco que KISS podrían hacer a estas alturas… si Frehley estuviese interesado. Tal vez Stanley y Simmons deberían al menos sopesar la idea de volver a contar con el guitarrista para la composición y superar lo último que hicieron juntos, el mediocre «Psycho Circus» de hace ya tres lustros largos.

Comentarios

Comentarios