Michael Monroe + Star Mafia Boy – Zaragoza (La Casa del Loco 10-5-14)

4.2/5 - (31 votos)

El vendaval Michael Monroe llegaba a Zaragoza la noche del pasado sábado para la tercera de sus cuatro fechas dentro de su gira española de presentación de «Horns and Halos», su estupendo último disco editado en agosto del 2013. Junto a la banda del finlandés ejerciendo de telonero el madrileño Star Mafia Boy, el que fuera líder de Guitar Mafia y que como artista en solitario ya posee una discografía bastante respetable.

Sobre las 22:30 subía el trío que comanda Mafia Boy al escenario de La Casa del Loco para ofrecer un show en el que, prácticamente sin ninguna pausa entre los temas, bombardearon al público con once temas de ese rock que bebe tanto del glam como del punk y que en directo suena como una auténtica apisonadora que lo arrolla todo. Incluso el público, claramente no familiarizado con el repertorio, acabó jaleando a un Mafia Boy que hizo subir a su compinche Charly 90 -redactor ocasional de cierta publicación musical- para una fiera versión de «20th Century Boy», justo antes de acabar tocando por los suelos y sobre la barra ese verdadero hit que es «2012 Cyber Punk». La única pega de los cuarenta minutos escasos de actuación fue un sonido no demasiado nítido, al menos desde las primeras filas.

Con el reloj marcando los veinte minutos para las doce de la noche, Karl «Rockfist», Sami Yaffa, Steve Conte y el nuevo fichaje Rich Jones relevaron al trío madrileño sobre el escenario de La Casa del Loco, precediendo al protagonista absoluto de la noche, un Michael Monroe que como dice la letra de «Trick of the Wrist», parece que no envejezca. Con un repertorio basado principalmente en sus dos últimos discos, la banda ofreció un potente y sudoroso concierto en el que gran parte de la atención se la lleva, cómo no, un Michael Monroe que no para quieto ni un momento, salpicando literalmente con su sudor a las primeras filas, a las que se acerca constantemente. Incluso en un momento es levantado en volandas por el público y depositado al otro lado de un escenario que claramente se le quedaba pequeño.

Con pocas concesiones a su pasado durante la hora de show «regular» (únicamente sonaron en la recta final «Underwater World» de Hanoi Rocks y «Nothin’s Alright» de Demolition 23, en el que Michael abandona el escenario para cantar buena parte del tema sobre la barra, para cerrar con «Dead, Jail Or Rock N’ Roll» de su segundo disco en solitario antes de despedirse momentáneamente), las sorpresas vendrían durante los bises, cuando Monroe se situara tras el set de batería para arrancarse con el ritmo inicial de «Billion Dollar Babies» para acometer una versión de «Rock ‘n’ Roll Damnation» con Conte haciendo buena parte de las voces, continuar con «Saturday Night Special» y acabar rematando con un «Malibu Beach Nightmare» que dejó al público totalmente rendido y tanto o más sudado que la banda tras aproximadamente una hora y veinte minutos de intenso concierto.

Comentarios

Comentarios