The Widowbirds – ‘Heart’s Needle’ (Whistling Dixie 2014)

Todo permanece inmutable en la música de The Widowbirds, pero a la vez todo ha cambiado. Semejante afirmación, en apariencia una contradicción, en realidad tiene todo el sentido del mundo. Los australianos han pasado en esta su segunda obra larga del rock acústico de su primer álbum a inclinarse más hacia la electricidad. Sin embargo en «Heart’s Needle» sigue permaneciendo el mismo espíritu que invadía «Shenandoah». A saber: ese aire a lo Led Zeppelin y al Hard Rock británico de la primera mitad de los 70, solo que si entonces miraban de reojo a «III», ahora han ampliado la visión con un acabado de rock más convencional (aunque a partir de la segunda mitad del disco sigue habiendo momentos en los que la guitarra acústica es protagonista).

El cambio además tiene una sólida motivación: las canciones de «Shenandoah» fueron compuestas casi completamente a la guitarra acústica, cuando The Widowbirds ni siquiera existían como banda. Ahora, después de haberlas presentado en directo por medio mundo, el ya estabilizado cuarteto -a pesar de los coqueteos de Meli con algún programa de talentos en su país natal- ha podido construir (que no reconstruir) las canciones desde su concepción. Y vistos los resultados, ha debido tratarse de una transición nada traumática y sí muy natural.

The Widowbirds no son una banda de deslumbrantes riffs y poco más, aunque también los tienen, y para muestra el inicial «Battle Cry» o la potente «Shake Your Love Maker»; sus canciones atesoran algo más complicado de conseguir: sustancia y alma. Y en eso «Heart’s Needle» está a la altura, si no por encima, de su predecesor. Ahora solo nos queda esperar al mes de mayo para ser testigos de nuevo de su intenso directo.

Comentarios

Comentarios