El no de KISS al Rock and Roll Hall of Fame

Se veía venir, pero cuando uno es fans siempre alberga una esperanza aunque el resquicio sea mínimo: KISS no actuarán en la ceremonia de introducción en el Rock and Roll Hall of Fame, tal y como anunciaron el pasado fin de semana.

Lo que suele ser habitual en estos casos, declaraciones, contradeclaraciones, aclarados y comunicados varios, han tenido a los fans entretenidos en las últimas semanas. Las hostilidades las iniciaron Peter Criss y Ace Frehley, el primero diciendo en su web oficial que ambos músicos habían sido vetados y el segundo por declarar en una entrevista radiofónica que se negaba a actuar con su impersonator Tommy Thayer. Y ciertamente es comprensible que Frehley no quiera compartir escenario con una persona a la que no deja muy bien parada en su autobiografía. Pero en el «VH1 Rock Honours» de hace unos años no pareció importunarle demasiado la presencia del pobre diablo de Thayer cuando, durante la despedida de las bandas, Ace se subió a la chepa de Simmons en un gesto gracioso que parece avalar al bajista cuando asegura que no hay ningún tipo de problema entre el guitarrista y el batería original y los jefes de la banda.

El comunicado oficial de KISS, o de Paul Stanley y Gene Simmons, que viene a ser lo mismo, siguiendo en la misma línea ha quitado hierro al asunto mostrando un total respeto para no herir sensibilidades («esta es comprensiblemente una situación emocional en la que no hay manera de contentar a todos»), y el mero hecho de que hayan decidido no actuar personalmente me ha parecido un detalle muy elegante. Incluso citan a Bruce Kulick y Eric Carr (aunque no a Vinnie Vincent y al fugaz Mark St. John), con lo que al menos de cara a la galería sí parece existir un ánimo conciliador por parte de los dos capos. Eso sí, desmienten que rechazaran actuar con el gato y con Space Ace.

«Hace más de 13 años desde que la formación original tocó junta con maquillaje y creemos que el recuerdo de esos tiempo no puede mejorarse», continúa el comunicado. Pero ¿se trata de una pullita y hay que leer entre líneas e interpretar que los KISS de la reunión no pueden superar a los actuales o verdaderamente Simmons y Stanley son conscientes de lo que significó aquello para millones de fans?

Comentarios

Comentarios